Sorteo Lotería de Navidad Y Paporra vendió el Gordo en Sanlúcar

  • La administración de loterías número 2 de la ciudad, situada en la céntrica calle Ancha, dio cinco décimos del primer premio, con dos millones de euros en total. 

Celebración por el Gordo de Navidad en la administración de loterías número 2 de Sanlúcar. Celebración por el Gordo de Navidad en la administración de loterías número 2 de Sanlúcar.

Celebración por el Gordo de Navidad en la administración de loterías número 2 de Sanlúcar.

No es sólo dinero. También ilusión. Mucha ilusión. La administración de loterías número 2 de Sanlúcar se convirtió esta mañana en una auténtica fiesta. Y no era para menos. Caridad Aurora Ibáñez, conocida en el pueblo como Cari Paporra, vendió cinco décimos del Gordo: dos millones de euros en total. Por primera vez en la historia de la buena suerte de la ciudad de la manzanilla tocó el primer premio de la Lotería de Navidad. El número 03347, vendido por terminal, llevó la fortuna a este municipio de la Costa Noroeste gaditana.

Este periódico tuvo ocasión de comprobar in situ cómo se fue animando el ambiente desde sólo unos minutos después de que cantaran el Gordo en Madrid. A Cari le pilló sola en su administración, que se encuentra en el número 6 de la céntrica calle Ancha, en el corazón de Sanlúcar, junto a la Plaza del Cabildo. Todavía impactada por la noticia de que había dado el Gordo, mandó avisar a su padre, Francisco Ibáñez, en Sanlúcar Paco Paporra, el patriarca del negocio, que lo abrió en 1981 y lo dejó en manos de su hija en 2007.

Cari no conseguía atinar atendiendo a los clientes, que se iban enterando de lo ocurrido conforme iban entrando. “Respira tranquila”, le aconsejó un incondicional del establecimiento. “No puedo respirar”, contestó la administradora mientras hablaba por teléfono con su padre. No podía esperar a que llegara, pese a que vive a muy pocos metros de allí, en la céntrica Plaza de San Roque.

“Papá, hemos dado el Gordo. Que sí, Papá. ¡Qué sueño, papá!”. Entonces rompió a llorar. Ya no cabía ni un alfiler en la administración. Por la cola de clientes y también por la curiosidad que atraía a un buen número de viandantes. “No puedo ni despachar”. La primera de la familia que acudió a celebrarlo fue su hija Aurora.

Cerradas las ventanillas por buena suerte, comenzaba la fiesta. Ignacio Rodríguez ‘Yayo’, su marido, llegaba de Chipiona. Ya estaban los tres que cada día venden lotería en Virgen de la Caridad, que es el nombre de la administración por la Patrona de Sanlúcar.

A sus 77 años, Paco Paporra estaba casi mudo de la emoción. “Es que me acuerdo de mi mujer”. Isabel falleció este mismo año con la ilusión de vender el Gordo. “Parece que ella nos ha ayudado a darlo”, contaba Cari.

La administración de loterías más céntrica de Sanlúcar ha dado muchos premios en sus casi cuatro décadas de actividad. Muchos sanluqueños y visitantes compran en el establecimiento probando suerte a lo largo de todo el año.

Cari seguía hablando entre besos y abrazos de familiares, amigos y clientes. Para ella, no hay comparación. “El Gordo de Navidad, aunque sea de menos cantidad, es el premio con más ilusión que tenemos. Es el año entero trabajando por la Navidad”, afirmaba. Desde julio no para de vender Lotería navideña y el viernes, sólo unas horas antes del sorteo, ofreció muchos décimos por terminal. “Ya quedaba poca lotería y pocas terminaciones”.

Cari y su familia celebraban el Gordo como si fueran los agraciados. A falta de la persona o personas afortunadas, cuyo anonimato permanecía intacto a esas horas, los Paporra brindaban con manzanilla de Sanlúcar y cantaban repitiendo una y otra vez que habían vendido cinco décimos premiados con dos millones de euros en total. “Y mañana El Niño”, anunciaba feliz Cari.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios