Provincia de Cádiz

La operación Karlos encara los últimos días de juicio en la Audiencia Provincial

  • Está previsto que el juicio finalice el viernes 10 tras la conclusiones finales de las distintas partes personadas en el proceso

La operación Karlos encara a partir de este martes sus últimos días de juicio, estando previsto que finalice el viernes 10 tras la conclusiones finales de las distintas partes personadas en el proceso. Hasta el momento, algunos de los acusados (incluido uno de los supuestos cabecilla de la trama, Carlos Carretero) ha reconocido su culpabilidad llegando a un principio de acuerdo con la Fiscalía y otros, como María José Campanario, su madre, Remedios Torres, o el inspector médico Francisco Casto Pérez Lara han defendido su inocencia

Durante su declaración, Carlos Carretero reconoció los hechos y señaló que el dinero que pedía a los que solicitaban las pensiones lo hacía en función de la cuantía que les iba a quedar y porque se iban a beneficiar de cobrar casi un año más que si la tramitación fuera "por vía normal", ya que Francisco Casto --inspector médico acusado-- conseguía que la pensión fuera aprobada en tres o cuatro meses y por vía normal podía tardar unos 18 meses. 

Por su parte, el inspector médico Francisco Casto declaró sentirse "engañado" por Carretero y haber "pecado de pardillo". Defendió su inocencia haciendo un repaso del funcionamiento de la Administración para argumentar que los clientes a los que él había hecho reconocimientos le venían designados por un equipo administrativo y no de forma aleatoria. Además, aseguró que "nunca" había recibido dinero de «ninguna persona» y que "jamás" había aceptado un regalo. 

María José Campanario y su madre, Remedios Torres, basaron su declaración de inocencia en que fueron "engañadas" por Carlos Carretero, ya que ambas defendieron que lo que querían era que le fuese revisada una invalidez que Remedios Torres tenía reconocida desde finales de los años 90 que entonces era del 54 por ciento. Además, ambas negaron conocer que iba a ser suplantada en un reconocimiento médico.

Testificales

Las últimas sesiones del juicio se han dedicado ha escuchar a los testigos propuestos por las partes. Entre ellos, un agente de la Guardia Civil que llevó a cabo la investigación de la operación Karlos que relató cómo fue testigo directo, en la propia sala de espera de la consulta, de la suplantación de la madre de María José Campanario, Remedios Torres. 

El agente explicó que Elisa Calvente (novia de Carlos Carretero), junto a su madre (la supuesta suplantadora de Remedios Torres) recogieron en una furgoneta a la supuesta secretaria del inspector médico Francisco Casto (ya que él negó en juicio que fuera su secretaria), para posteriormente dirigirse al Hospital Puerta del Mar en Cádiz capital, donde había que realizar la prueba médica. 

Una vez que llegaron a la sala de espera, la secretaria de Casto "entró en la consulta" y tras salir, "le dijo (a Elisa Calvente) que no se preocupara, que no le iba a pedir el DNI". Así, según ha relatado, "al rato salió un señor que dijo: ¿Remedios?. Entonces dijo Elisa: ¿Torres?" y tras contestar afirmativamente, Elisa se dirigió a la madre y le dijo: "Mamá, entra". Además, ha indicado que a Elisa Calvente no la dejaron entrar en la consulta y que se puso nerviosa y llamó a la secretaria de Casto.  

Vuelco

Además, en la sesión celebrada el viernes 3 de junio, la declaración de una médico que realizó un informe sobre Remedios Torres, llamada como testigo, contradijo la defensa que hasta ese momento habían llevado María José Campanario y su madre. 

María José Campanario y su madre, Remedios Torres, han defendido durante la celebración del juicio de la operación Karlos que su intención era arreglar la situación de incapacidad que sufría Remedios Torres y que desconocían que lo que se estaba tramitando era una incapacidad laboral y que la habían dado de alta en una empresa para ello. Por contra, la médico que delaró como testigo aseguró, en reiteradas ocasiones, que fue la propia Remedios Torres la que le dijo que trabajaba como limpiadora en una inmobiliaria. 

Durante su testimonio, la médico que realizó el informe médico de síntesis de Remedios Torres relató que la paciente llegó con un dictamen de incapacidad permanente propuesto por el inspector médico Francisco Casto Pérez Lara (uno de los principales acusados), además de ir acompañado de tres informes emitidos en el hospital de El Puerto de Santa María. 

La doctora señaló que le llamó la atención que le llamó la atención el "poco tiempo" que llevaba de incapacidad temporal (un mes y once días), como para iniciar un expediente de incapacidad permanente. Asimismo, indicó la imposibilidad de una relación causa efecto entre el accidente casual que se decía que tuvo en la calle (una caída por una torcedura de tobillo) y la patología (un esguince cervical severo y posteriormente hernia discal severa). 

Durante su relato, la doctora manifestó que estaba segura que a la paciente que vio fue a Remedios Torres porque "siempre" pide el DNI al que pasa por consulta. Asimismo, relató que entre la información que la facilitó, le dijo que trabajaba de limpiadora en una inmobiliaria y que antes había trabajado hasta 1974 como operadora en el montaje de lámparas. 

  Esta afirmación hizo que acusación y defensa preguntaran insistentemente a la testigo sobre si fue la propia Remedios Torres la que le dijo que trabajaba de limpiadora. La doctora señaló que «siempre» pregunta esos datos a los pacientes para rellenar la correspondiente casilla que requiere dicha información y aseguró en reiteradas ocasiones que fue Remedios Torres la que le dijo de qué trabajaba, incluso el periodo laboral que fue «de junio a noviembre de 2005», y de qué había trabajado anteriormente. 

En este sentido, a preguntas del fiscal y de la defensa se aseguró que esos datos laborales no constaban en el dictamen médico con el que contaba la doctora en el momento en el que vio a Remedios Torres y se indicó que además, entre otras cosas, en el dictamen médico no consta que trabajaba de limpiadora en una inmobiliaria, sino que sólo consta que trabajada de limpiadora, por lo que el dato de que era en una inmobiliaria, tal y como recoge la doctora que declaró como testigo en su informe, fue dado verbalmente por Remedios Torres en el momento de la consulta.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios