DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crisis del coronavirus / Medidas de apertura tras el confinamiento

Los portuenses calientan motores hacia la nueva normalidad

  • La población disfruta con prudencia de los primeros paseos al aire libre y se va adaptando a los espacios abiertos tras el largo confinamiento

  • La zona de la Bajamar junto al Guadalete, los paseos marítimos y las playas han sido los lugares escogidos en la salida de esta mañana     

La ciudad está viviendo un 2 de mayo especial. Después de más de 50 días de confinamiento, esta mañana se ha permitido la salida para la practica deportiva individual no profesional y para los paseos acompañados por una personas con la que se conviva. También, las personas mayores han tenido de 10 a 12 de la mañana ocasión de salir a estirar las piernas con un acompañante. Con estas medidas, la ciudadanía se puede airear, buscar algo de expansión y salir del confinamiento, con el cumplimiento de unas medidas de seguridad y con limitaciones. La climatología ha acompañado, con buenas temperaturas y un sol radiante.  

Curiosamente, en una ciudad como El Puerto de Santa María, que no es muy dada a madrugar, y menos aún los fines de semana, una gran parte de la población se ha decantado por el horario de mañana (de 6 a 10) para la salida, aunque no han sido muchos los jóvenes y adolescentes que se han podido ver en la calle. En general, había muchas ganas de salir a respirar, caminar, correr o pedalear. De esta forma, la afluencia a los paseos marítimos, paseo de la Bajamar, y en toda la franja urbana paralela al río Guadalete ha sido muy numerosa, al igual que a las playas, sobre todo la de Santa Catalina, en la Costa Oeste, donde los viandantes y deportistas se encontraron con una amplia cancha en la orilla para pasear debido a la marea. El nuevo paseo peatonal de Las Redes es el gran descubrimiento, y de él disfrutan numerosas personas que viven en esa zona.

Una imagen de la Bajamar, donde se han concentrado los paseos en el casco urbano de la ciudad. Una imagen de la Bajamar, donde se han concentrado los paseos en el casco urbano de la ciudad.

Una imagen de la Bajamar, donde se han concentrado los paseos en el casco urbano de la ciudad. / Andrés Mora

En el casco histórico, la playa de la Puntilla ha sido el punto al que se han dirigido los caminantes, ya que marca aproximadamente el kilómetro que se ha establecido como límite. Se han podido ver bastantes parejas como Raúl y Silvia, de 50 años de edad, que han recibido esta medida de apertura "con mucha alegría", ya que "después de tanto tiempo en casa el cuerpo nota el confinamiento y te duelen las piernas. El cuerpo del ser humano está preparado para andar". Aunque ambos son deportistas, reconocen que en esta primera salida no han ido a correr, para ir adaptándose, calentando motores, "hemos preferido salir a andar rápido". En cuanto al seguimiento de la medida, "se ve gente, y además la gente está concienciada y va separada, manteniendo las distancias"

Ciclistas y deportistas han preferido los paseos marítimos. Ciclistas y deportistas han preferido los paseos marítimos.

Ciclistas y deportistas han preferido los paseos marítimos. / Andrés Mora

Fernando Guilloto tampoco ha querido perderse estos primeros compases de la desescalada, y destaca que ha podido ver a mucha gente haciendo deporte, "por el día tan bueno que hace", especialmente a aquellos que no han perdido la tónica y se han  mantenido en forma durante el encierro. No obstante, afirma que no se puede bajar la guardia: "Estoy de acuerdo con la prolongación del estado de alarma. No podemos recaer. La gente guarda las distancias, hay mucha disciplina y responde muy bien. Está cumpliendo con lo que dice el estado de alarma".

Pero si es difícil mantener el confinamiento en condiciones normales, más aún lo es para una mujer embarazada. Es el caso de Mónica, que está de cinco meses y medio, que esta mañana ha salido por primera vez desde que se decretó el estado de alarma y hasta ahora había llevado su embarazo en la terraza de su casa y con ligeros paseos por su vivienda. Esta mañana ha salido a pasear con su pareja, un militar que participa en la operación Balmis. Les acompaña una perra que camina lentamente junto a ellos, "la perra va asfixiada", constata su dueña, el animal no está acostumbrado todavía a estos paseos más largos.

     

  

           

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios