Bahíaemprende

Un negocio innovador y saludable

  • Carlos García Palacios gestiona desde principios de este mes de agosto "Wellnes Cardio Center Cádiz", una empresa dedicada a la mejora de la salud y la calidad de vida de sus clientes

Están siendo días de vértigo para Carlos García Palacios. Este emprendedor sevillano afincado en Cádiz acaba de abrir un negocio que considera "pionero en España". A principios de agosto, con la ayuda y el empuje de su socio, Tomás Silva, abrió las puertas en Cádiz "Wellnes Cardio Center Cádiz", una empresa dedicada a la formación en salud, el deporte y la rehabilitación cardíaca.

Este innovador proyecto empresarial dispone de una oferta muy polivalente de servicios relacionados con la salud, personalizando cada caso: rehabilitación cardíaca, rehabilitación funcional, fisioterapia, nutrición, etc. Cada cliente es objeto de un programa específico en base a los objetivos que se marcan: mejora de la capacidad cardiovascular y pulmonar, pérdida de peso, aumento de masa muscular, psicomotricidad, etc.

"Nuestro proyecto cubre una demanda clara en el campo de la salud y de la calidad de vida, a través de la multidisciplina llevada cabo por un equipo joven y con la más alta cualificación en los diferentes campos. Actualmente somos pioneros en España", afirma Carlos. A pesar de haber inaugurado hace unas semanas, valora la reacción del público como "muy buena. Nuestros servicios han tenido una buena aceptación debido a que concretamos mucho nuestros productos con respecto a la demanda que existe en el mercado".

A sus 39 años, Carlos relata cómo su carácter inquieto ha marcado los proyectos profesionales en los que se ha embarcado. "En este caso lo he visto claro. Todo mi entorno personal y profesional está relacionado con el mundo del deporte y la salud, aunque continúo con mi actividad profesional en el sector del marketing, en concreto en la rama del branding y la creación de marcas".

Para crear esta nueva empresa, los socios han tenido que invertir alrededor de 100.000 euros. "La minimización de riesgos ha sido la premisa clave del plan de negocio, estudiando el funcionamiento actual en el mercado de cada línea de negocio antes de apostar y gestionar los gastos de las partidas más importantes con meticulosidad". Como experto en gestión de marcas, Carlos sostiene que ha sido igualmente difícil "hacer llegar a  nuestra clientela, de una manera fácil de entender, la idea del negocio para que todo el mundo pudiera verlo con claridad". Un negocio de este tipo, además, se enfrenta "al intrusismo y la competencia desleal", asegura nuestro emprendedor, factores a los que se enfrenta con un equipo humano de gran calidad personal y profesional.

Carlos no ha demandado, por el momento, ayuda de las distintas administraciones, aunque cree estar seguro de obtenerla si en el futuro la necesitan. Ahora mismo está más preocupado de lo verdaderamente importante: conseguir el respaldo de una clientela sólida. "Para llegar al mercado estamos aplicando estrategias de posicionamiento, creando mis propios sistemas para recorrer el camino entre mi producto y mi público objetivo, intentando crear un deseo y posteriormente convertirlo en una necesidad". Para ello, tiene que trabajar a fondo en internet, prensa especializada, jornadas de puertas abiertas y, cómo no, redes sociales, foros profesionales, etc. "Aún es pronto para tener un análisis, pero por mi experiencia, prudentemente, puedo vaticinar que los resultados van estar por encima de mis expectativas, en todos los sentidos".

"Yo soy de las personas que piensan que la crisis es un ciclo de obligado cumplimiento que te lleva a tomar conciencia de actos incontrolados llevados a cabo con anterioridad, aunque la actual sea en muchos aspectos desproporcionada. Si tuviera que tomar alguna decisión para acortar esta situación optaría por apoyar a los emprendedores y pondría en sus manos toda la infraestructura empresarial que se encuentra inutilizada por falta de recursos económicos", apostilla.

Cuestión de actitud

"Me gustaría decirle a todos quienes tienen inquietudes, y que están frenados por la situación económica actual, que se carguen de ilusión, que impliquen a sus familias, amigos, etc.; que midan bien el salto, que agudicen el ingenio y que se lancen con los recursos de los que dispongan", anima Carlos García Palacios. "Me atrevo a decir que tal y como está la situación, esperar a que alguien nos empuje es la mayor pérdida de tiempo. En nosotros y en nuestra actitud está la clave para salir de la crisis", reflexiona en voz alta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios