Obituario

El ganadero Borja Domecq Solís muere a los 75 años víctima del coronavirus

  • Hijo del ganadero Juan Pedro Domecq Díez, era el propietario de la emblemática ganadería Jandilla

  • El fallecimiento se produjo en el Hospital de Mérida, donde ingresó de urgencia hace dos días con una neumonía causada por el Covid-19

Borja Domecq Solís, a la derecha, junto al empresario Simón Casas en una barrera de la Feria de Abril de 2012. Borja Domecq Solís, a la derecha, junto al empresario Simón Casas en una barrera de la Feria de Abril de 2012.

Borja Domecq Solís, a la derecha, junto al empresario Simón Casas en una barrera de la Feria de Abril de 2012. / Victoria Ramírez

Este lunes ha fallecido a los 75 años, en el Hospital de Mérida, donde llevaba dos días ingresado de urgencia, el ganadero jerezano Borja Domecq Solís.

Aunque nacido en Pamplona, ciudad a la que le unía un estrecho afecto y de donde era su madre Matilde Solís Beaumont, Borja Domecq era un jerezano de pura cepa. Era hijo del ganadero Juan Pedro Domecq Díez, titular de la vacada que lleva el nombre de la legendaria finca familiar de Vejer de la Frontera y creador de la ganadería de Vegahermosa.

Borja se hizo cargo de la ganadería de Jandilla en 1986 cuando su hermano Fernando, que la llevaba desde 1975, rehabilitó el hierro de Zalduendo formando una nueva vacada con sangre jandilla. Otros dos hermanos suyos fueron ganaderos, el fallecido Juan Pedro y, durante menos tiempo, Miguel.

Persona de extraordinario trato y afabilidad, era muy estimado en el mundo del toro y le añadió lustre a la ganadería creando y facilitando nuevos hierros como el Vegahermosa o el de Fuente Ymbro, también puro Jandilla, vacada que formó Ricardo Gallardo al que le unía una estrecha amistad con Borja y su tío Pedro Domecq Díez.

Trasladó la vacada de Vejer a Mérida a las fincas “Don Tello” y “Los Quintos” donde residía, y en 2016 dejó la gestión del hierro a unos de sus dos hijos, Borja Domecq Noguera.

Borja disfrutaba al máximo del campo, de la la crianza del toro de lidia y de las particularidades del mundo del toro, siempre de buen humor, aunque en los últimos años había sufrido problemas de salud.

Su fallecimiento víctima de la pandemia ha causado desolación en el mundo del toro y especialmente en Jerez. A toda su familia y sus hijos, Borja y Fátima, nuestro pesar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios