Provincia de Cádiz

Un hombre que desobedece la bandera roja muere en la playa de la Primera Torre

  • El ciudadano, de nacionalidad polaca, se lanza al mar a pesar de la fuerte marejada. Los servicios de emergencia le practican ejercicios de reanimación pero no consiguen salvarle.

Un hombre de nacionalidad polaca y de unos 40 años falleció ayer en la playa de Santa Clara [conocida popularmente como la de la Primera Torre] poco después de lanzarse al agua, de las que fue sacado por socorristas y por personas que se encontraban en la zona, que no lograron evitar que perdiese la vida.

 

El suceso se produjo sobre las 16:25 cuando varios testigos dieron aviso de que una persona tenía dificultades para salir del agua en la citada playa. Ante esta situación, el 112 alertó a la Guardia Civil, a la Policía Nacional y Local, a Protección Civil y al servicio de playas. Al lugar también acudieron el alcalde de La Línea, Juan Franco, y los ediles de Playas y Seguridad Ciudadana, Juan Macías y Bernardo Piña, respectivamente.

 

Un socorrista rescató al hombre que acudió a la playa con su pareja, ambos de nacionalidad polaca. Los servicios de emergencia le practicaron ejercicios de reanimación una vez en la arena pero sin éxito.

 

Un ciudadano también se lanzó al mar con la intención de auxiliar al finado y la fuerte marejada y los golpes le dejaron algunas contusiones en la cara. .

La mujer se mostró muy consternada y tuvo que ser atendida por los servicios de emergencia al sufrir una crisis de ansiedad.

En el momento en el que el ciudadano decidió meterse en el agua apenas había gente en la playa. El fuerte temporal se tradujo en unas olas enormes, por lo que durante todo el día ondeaba la bandera roja, de prohibición de baño.

 

El alcalde de La Línea, Juan Franco, lamentó el suceso y añadió que el ciudadano cometió una gravísima imprudencia debido al estado del mar, con unas olas de impresión. El hombre puso además en juego la vida de un socorrista y de otro ciudadano que intentó salvarlo.

Juan Franco criticó las imprudencias que la gente está cometiendo durante este verano en las playas linenses, que ya hizo necesario el cierre de un tramo de 500 metros durante el mes de julio en Santa Bárbara, en la que se formaba un remolino muy peligroso los días de Levante. A pesar de ello, los usuarios se bañaban aunque las sanciones pueden llegar hasta los 700 euros. “Se está arriesgando la vida de los socorristas haciendo barbaridades”, señaló el primer edil.

 

Los numerosos temporales de este verano en el Campo de Gibraltar han hecho al servicio de salvamento emplearse a fondo, sólo en un fin de semana de julio se rescataron  más de una decena de personas en la playa de Santa Bárbara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios