Provincia de Cádiz

El gobierno local negocia la segunda fase de la remodelación del Mercado

  • Los primeros trabajos se prevé que comiencen en noviembre

  • La actuación se quiere completar con un área gourmet que se habilitará en la zona próxima a Hermanos Laulhé

Puestos de la pescadería, que ahora se trasladarán a la nave central del Mercado con la primera fase de las obras de remodelación.

Puestos de la pescadería, que ahora se trasladarán a la nave central del Mercado con la primera fase de las obras de remodelación. / román ríos

Mantener la actividad comercial del Mercado Central mientras se afrontan las obras de remodelación para no perdjudicar a los detallistas y minimizar el impacto de la intervención es una de las premisas que se ha fijado el equipo de gobierno a la hora de afrontar esta esperada actuación, que prevé que comience a lo largo del mes de noviembre. Ahora planifica los detalles para su puesta en marcha.

Los trabajos fueron adjudicados por 228.282,96 euros a la empresa Grupo Constructor Grucal Andalucía SA a principios de septiembre y el contrato está a punto de formalizarse, tan solo a la espera de que se completen los trámites administrativos requeridos y de que el adjudicatario aporte toda la documentación requerida. Es cuestión de unas semanas que las obras comiencen en la plaza de abastos, según explicó a este periódico el concejal de Presidencia y Desarrollo Económico, el socialista Conrado Rodríguez. Siempre, claro, que no surjan contratiempos en los últimos trámites. El equipo de gobierno prefiere mostrarse cauto con respecto a los plazos, si bien -recalca este edil- "desde el Ayuntamiento se intenta agilizar todo lo posible el inicio de la actuación".

El uso de la nave de la pescadería todavía no se ha determinado, especifica el gobierno

La del Mercado no es una obra cualquiera. En eso insiste especiamente el ejecutivo, que planea llevar a cabo este proyecto desde principios del mandato. Es -recuerda Rodríguez-una actuación transformadora, destinada a reactivar esta zona comercial aprovechando todo su entorno, especialmente las cafeterías, bares y negocios de hostelería que se reparten por la calle Hermanos Laulhé y sus proximidades. Una zona especialmente cercana al centro que se quiere convertir en un nuevo foco de actividad con el gancho del Mercado y, especialmente, con la zona gourmet que se planea adecuar en la calle de la plaza de abastos más cercana a esta vía. Aunque eso será en una segunda fase de la remodelación, un proyecto que -insiste el concejal de Presidencia- se pretende acometer también en este mismo mandato y para el que se quiere reservar una partida -unos 260.000 euros- en los presupuestos de 2018 que actualmente se están negociando con los grupos de la oposición. La actuación, de hecho, fue la quinta en número de votos en la campaña de los presupuestos participativos del año pasado. Y esas inversiones, amparadas por el voto ciudadano, son ahora mismo las que están sobre la mesa en las conversaciones en torno a los próximos presupuestos.

En los próximos días, por otro lado, el equipo de gobierno quiere convocar una reunión con las asociaciones de detallistas y con los hosteleros y comerciantes del entorno del Mercado Central para planificar el comienzo de las obras, explicarles el proyecto y exponerles los planes globales que tiene el equipo de gobierno para esta zona.

Por ahora, durante la primera fase de las obras, lo que se acometerá será solamente la apertura de los huecos de la fachada del edificio en un tramo que da a la calle Hermanos Laulhé, donde posteriormente -durante la segunda fase de los trabajos- se planea habilitar esa zona gourmet. La intervención, no obstante, comenzará en la zona de la plaza de abastos más cercana a la calle Calderón de la Barca y la trasera del Ayuntamiento para abordar el traslado de los puestos de la pescadería. Será lo primero que se hará en la remodelación del Mercado, para continuar luego con la adecuación del resto de espacios: puestos, nueva zona de servicios...

Eso -reconoce el concejal de Presidencia- permitirá desalojar al completo las naves de la pescadería, lo que a su vez dejará un amplio edificio destinado a actividad comercial cuyo uso todavía no se ha definido, aunque está bien claro que será algo compatible con el Mercado Central. Sobre la mesa hay varias opciones y las posibilidades del edificio comercial son enormes. El gobierno local apuesta por el establecimiento de un supermercado porque entiende que actuará como motor comercial para dinamizar la zona. No es la primera vez que lo dice. No obstante, dicha decisión -puntualiza Conrado Rodríguez- no es definitiva. Y no lo será si no cuenta con el beneplácito de los detallistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios