Provincia de Cádiz

El fiscal no tiene dudas: quiere que Carretero ingrese ya en prisión

  • El expolicía presentó en la Audiencia un recurso contra el auto que le pide que acuda voluntariamente a la cárcel · La Fiscalía se opone a la concesión de un aplazamiento

El fiscal le ha respondido a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cádiz que, en su opinión, Carlos Carretero debe ingresar ya en prisión para cumplir la condena que aceptó en el juicio de la Operación Karlos. Carretero se conformó con cuatro años de prisión, se declaró culpable e hizo un pacto con el fiscal, que rebajó considerablemente su petición inicial. Pero el mes pasado, cuando la Audiencia requirió a Carretero para que ingresase en prisión voluntariamente y cumpliese la condena, el expolicía solicitó un aplazamiento y presentó un recurso contra el auto que le ordenaba entrar en prisión.

Carretero, condenado por estafar a la Seguridad Social con la obtención fraudulenta de pensiones de incapacidad para personas que le pagaban por ello distintas cantidades de dinero, argumenta al proponer que quede aplazado su ingreso en prisión que el Tribunal Supremo va a pronunciarse sobre la sentencia de la Operación Karlos. Y que cabe la posibilidad de que el Supremo, en contra de lo que hizo la Audiencia, declare nulas las escuchas telefónicas realizadas por los investigadores. Eso podría llevar a la absolución de los procesados que se declararon inocentes y fueron condenados, esto es, del inspector médico Francisco Casto Pérez Lara (9 años y 6 meses de prisión) y de María José Campanario y su madre, Remedios Torres.

Si Carretero entra ahora en la cárcel y las escuchas son anuladas, podría darse entonces el caso de que se produjese una discriminación, entiende Carretero: Casto y Campanario y su madre sin condena alguna, beneficiados por la nulidad de las intervenciones telefónicas, y él, que admitió la estafa, que colaboró con la justicia, cumpliendo una pena de prisión.

En ese escenario hipotético, el abogado de Carretero se plantea que una petición de indulto parcial, con una rebaja de la pena a dos años, por ejemplo, podría librar a su cliente de la cárcel y le alcanzaría así, también a él, el beneficio de la nulidad de las escuchas.

La Fiscalía ve las cosas de otro modo. Considera que la declaración en el juicio de Carretero (en la que éste se autoinculpa) es una prueba independiente de las escuchas y suficiente. Y que, por tanto, no hay razón para esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios