Provincia de Cádiz

El fiscal pide 8 años para el acusado de intentar matar a un cliente descontento

  • El procesado sufrió una agresión previa por parte del usuario insatisfecho según la calificación

Un informático y un cliente descontento con los servicios prestados serán juzgados la semana que viene en la Audiencia Provincial de Cádiz, el primero, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa; el otro por una falta de lesiones. El fiscal pide en su escrito de calificación ocho años de cárcel para el técnico y 35 días de multa con una cuota diaria de 20 euros (700 en total) para el usuario insatisfecho.

Tal y como se recoge en las diligencias previas, los hechos que han dado lugar a este caso comenzaron en diciembre de 2012 en Rota, cuando el acusado C.B. entregó al también imputado C.D.R. un ordenador personal para que lo reparase, puesto que éste se dedicaba al arreglo de móviles, ordenadores y otros aparatos electrónicos. El día 3 de diciembre ambos mantuvieron una discusión al no haber quedado el primero satisfecho con la reparación. A partir de ese momento los procesados tuvieron "una mala relación personal".

La calificación fiscal detalla que el día 5 de febrero de 2014 el informático salía del portal de su casa cuando se encontró al dueño del ordenador -aparato que había arreglado hacía más de un año- portando un palo de madera de aproximadamente 30 centímetros. Ambos se enzarzaron en una discusión durante la cual el técnico sufrió varios golpes por parte del otro individuo hasta que logró arrebatarle el palo y refugiarse en el portal de su domicilio.

Así, mientras subía por las escaleras hacia su vivienda, su novia bajaba a la calle en el ascensor, sin que los mismos llegaran a cruzarse. Al percatarse C.D.R. de que su pareja coincidiría al salir con C.B., volvió a bajar, encontrándose al supuesto agresor discutiendo con la mujer. En esa trifulca, C.B. lanzó una navaja que portaba hacia la chica "sin llegar a darla", impactando el arma en la mano de C.D.R., quien sufrió heridas consistentes en "erosión en mano izquierda de medio centímetro de longitud; erosión en la pierna izquierda de medio centímetro; y dolor en el cuello sin limitación funcional ni lesiones, precisando para su curación de exploración clínica y tardando en sanar cinco día, todos ellos no impeditivos para el desarrollo de sus ocupaciones habituales".

Según el escrito de fiscalía, el técnico informático llegó entonces a empuñar la navaja y "con el ánimo de acabar con la vida de C.B.", se lanzó sobre él asestándole una puñalada de unos seis centímetros en el hemotórax izquierdo, "ocasionándole un shock hemorrágico por lesión del paquete intercostal entre la quinta y la sexta costilla y lesión del vaso pericárdico", entre otras heridas.

Tras esta agresión, C.B. tardó 40 días en recuperarse, de los cuales ocho estuvo ingresado en centro hospitalario, 28 no fueron impeditivos para el desarrollo de sus actividades y cuatro sí fueron impeditivos. Como secuelas presenta -según el informe forense- una insuficiencia respiratoria restrictiva; trastorno neurótico por estrés postraumático y un perjuicio estético moderado.

Entiende el fiscal que al propinar el acusado una puñalada "en la región inferior del área cardiaca, zona donde se proyecta el corazón, la misma podría haber supuesto la muerte a corto plazo de C.B. en caso de no haber recibido asistencia facultativa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios