Provincia de Cádiz

Las escuchas telefónicas marcarán un nuevo juicio a 8 acusados de vender cocaína

  • La investigación realizada en 2007 en Rota, Jerez, Sanlúcar y Chipiona sólo consiguió capturar unos 130 gramos de coca

La Audiencia Provincial de Cádiz iniciará el próximo lunes el juicio a ocho acusados de vender cocaína que fueron detenidos durante una operación policial desarrollada en varias poblaciones a lo largo de varios meses de 2007. La vista oral, prevista para cinco jornadas, estará marcada por las escuchas telefónicas realizadas durante la investigación, ya que la cantidad de droga capturada fue escasa: unos 130 gramos de cocaína y menos de dos kilos de hachís. La Fiscalía, que solicita 7 años de prisión para tres procesados y 4 años para el resto, cuenta con las grabaciones como principal prueba incriminatoria.

Las defensas iniciarán el juicio con una petición de nulidad de las escuchas. Consideran que fueron obtenidas de manera irregular y solicitarán al tribunal que las declare nulas y también el procedimiento, lo que llevaría a una sentencia absolutoria para los ocho procesados.

El juicio lo ha señalado la Sección Cuarta. Entre los acusados que se sentarán en el banquillo hay dos que fueron condenados anteriormente en firme por tráfico de drogas. A J.R.R.L. le impuso cuatro años de prisión el Juzgado de lo Penal número 3 de Cádiz en octubre de 2004. Y a J.P.L. lo condenó el Penal 2 de Cádiz en mayo de 2006. Otros dos procesados cuentan con antecedentes penales pero no son computables, señala el escrito de calificación provisional del fiscal.

La investigación se prolongó desde abril de 2007 hasta enero de 2008 y se desarrolló en Rota, Jerez, Chipiona y Sanlúcar. El escrito de acusación del fiscal explica que las indagaciones las inició el Cuerpo Local Operativo de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Rota. Los agentes supieron que el procesado J.R.R.L. se venía dedicando a traficar con cocaína: se abastecía de esa sustancia, la manipulaba y posteriormente la distribuía a terceros que, a su vez, la revendían por su cuenta a consumidores.

El fiscal relata que J.R. estuvo cumpliendo una condena por tráfico de drogas en Puerto II hasta el 23 de marzo de 2007. Y que en esa fecha obtuvo la libertad condicional e inmediatamente reanudó la actividad ilícita con la colaboración de su esposa, N.A.S.C., también procesada.

Esa pareja contactaba telefónicamente con J.T., vecino de Madrid, quien se encargaba de suministrarles la cocaína, operaciones en las que participaban otras dos personas como intermediarias, señala el escrito de acusación. Tanto J.T como los otros dos se encuentran en paradero desconocido.

La intervención de los teléfonos de J.R. y su esposa llevó a los investigadores a los procesados J.P.L. y L.N.V., que regentaban por entonces un concesionario de automóviles en Chipiona.

La Policía pinchó también los teléfonos de estos dos últimos y así pudo saber que el 26 de agosto de 2007 ambos viajaron a Valladolid, donde se habían citado con un supuesto receptor de sustancias estupefacientes. El fiscal explica que dos días después, la Policía detuvo a los dos procesados en el peaje de la AP-4 de Las Cabezas de San Juan. Los agentes registraron el vehículo y hallaron 23.460 euros en billetes, lo que les llevó a pensar que esa cantidad la habían cobrado J.P. y L.N. por una partida de droga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios