Provincia de Cádiz

No hubo engaño y no hubo abusos

  • El Supremo avala la absolución de un hombre de 26 años que se acostó con una adolescente y dice que es irrelevante que le prometiese que se casaría con ella

El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso presentado por la acusación particular, ejercida por la familia de la adolescente, contra la sentencia de la Audiencia Provincial que absolvió de abusos sexuales a un hombre de 26 años de edad que se acostó con una joven de 14 a la que conoció a través de internet. La sentencia avala la resolución dictada por la Sección Cuarta y argumenta que es irrelevante que el procesado le prometiese a la chica que iba a casarse con ella, que no hay prueba alguna de que sin ese señuelo no hubiese aceptado la menor mantener relaciones sexuales.

Tanto la acusación particular como la fiscal, que solicitó en la Audiencia cuatro años de prisión, mantuvieron que sí hubo engaño. La fiscal sostuvo en la vista oral que el acusado le hizo creer a la joven que estaba enamorado de ella y que logró así un consentimiento viciado: "Él no podía estar enamorado de ella porque tenía otra relación. Ella, en su inocencia, accedió", dijo la representante de la Fiscalía en el juicio celebrado el pasado 11 de enero. No obstante, la Fiscalía no apoyó a la acusación particular ante el Supremo y, según indica la sentencia del alto tribunal, pidió "la inadmisión de los motivos del recurso que, subsidiariamente, impugnó".

El abogado de la acusación particular destacó en el juicio como muy relevante la diferencia de edad entre el hombre y la joven. "El modus operandi es inquietante. Hubo engaño e invalidez de consentimiento", afirmó.

La sentencia de la Audiencia argumentó en cambio que existió "cierto abuso" por parte del hombre y que al tribunal lo sucedido le podría merecer "un claro reproche moral" pero que lo ocurrido "es ajeno a la actual tipicidad penal de este tipo de conductas".

Los hechos sucedieron hace unos seis años en la Bahía de Cádiz. El hombre residía en otra provincia andaluza y viajó a la de Cádiz para conocer a la adolescente y para mantener relaciones sexuales con ella. Él aseguró en el juicio que se hicieron novios. Y que no hablaban de la edad, que ella nunca le dijo la que tenía.

La joven explicó en el juicio que sí le dijo al hombre su edad. Y que él repuso que no importaba. Dijo también que mantuvieron relaciones sexuales sin protección porque él le aseguró que la primera vez no pasaba nada. La joven relató también que al principio chateaban como amigos y luego como novios. Que él le dijo que quería casarse con ella y que al cabo de varios meses se vieron y mantuvieron relaciones sexuales.

"Yo es que estaba convencida entonces de que yo era el amor de su vida", dijo. ¿Se sintió manipulada?, le preguntó el abogado de la acusación particular. "En principio, no. Yo era inocente en ese sentido. Pero luego sí sentí que me había manipulado".

El Supremo, como antes la Audiencia, estima en cambio que no hubo "un envoltorio fraudulento para lograr la entrega sexual".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios