DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia de Cádiz

El difícil despegue de los regadíos de los Llanos de Villamartín

  • Los regantes, que llevan ya agua a 400 hectáreas, piden a la Junta que arregle las deficiencias en la red

Hace 19 años que la Junta de Andalucía declaró el proyecto de regadío para los Llanos de Villamartín como "una obra de interés general" para la Comunidad Autónoma y aún su despegue definitivo no es una realidad. El "buque insignia", con 15 millones de euros de inversión, que vendría a tirar de la economía local como una locomotora y a transformar la producción agraria de la zona aún no está en marcha. En su camino ha habido y hay retrasos, deficiencias en la puesta en marcha de algunas infraestructuras, discrepancias en quién debe asumir la segunda parte de las obras de la red secundaria, y hasta cambios en el proyecto de la red eléctrica. "No podemos permitir más retrasos porque son costes y perjuicios para los propios comuneros y para la propia sociedad", dicen los agricultores con firmeza, encabezados por el presidente de la Comunidad de Regantes y concejal de Agricultura local, Bernardo Ramírez.

La Junta de Andalucía entregó en 2009 a la comunidad de regantes, con más de 300 miembros, las obras de la red primaria de canalización para la puesta en servicio de 3.000 hectáreas de regadío y las infraestructuras aparejadas a ella, aunque cinco años más tarde de la planificación prevista, según los regantes. Ahora, los agricultores reclaman con urgencia a la Consejería de Agricultura de la Junta que repare "los daños" y "las deficiencias" que presentan algunas de las infraestructuras que se les entregó y no están ni siquiera estrenadas. Por ejemplo, la estación de bombeo del azud que está junto al río Guadalete no se puede poner a pleno rendimiento porque se llena de lodo acumulado en el cauce del río. Los regantes denuncian que ni siquiera pueden llegar a este emplazamiento porque el puente de acceso de Serrecín lleva un año roto y no hay aún una solución. Y eso que la comunidad ha puesto ya de manera provisional regadíos en algunas fincas. En concreto, unas 400 hectáreas de terrenos se cultivan de paulonia, una especie de arbusto apta para la biomasa.

Hay otra discrepancia que mantienen Junta y regantes. Días atrás el delegado provincial de Agricultura en Cádiz, Juan Antonio Blanco, achacó cierto retraso en los Llanos a que los beneficiarios aún no habían presentado el proyecto para ejecutar los trabajos de la red secundaria, que llevará agua hasta la puerta de las propias parcelas. Los regantes contestan que llevan un año esperando respuesta de Agricultura a la memoria y el presupuesto que han presentado, y a la autorización necesaria para empezar los trabajos. Estas obras serán financiadas a un 60-40 por ciento. "No ha habido consignación presupuestaria de la Junta para ellas ni en el ejercicio de 2009 ni 2010", dicen. También instaron, ayer, a la administración a que proceda de "manera inmediata" a pagar "las indemnizaciones que les adeuda a distintos agricultores por los daños que sufrieron en sus cultivos" durante el periodo de las obras y "a pagar las expropiaciones que algunos sufrieron con motivo de la instalación de la nueva red eléctrica". Otro escollo es el incremento de los costes debido a que la Junta tuvo que cambiar el proyecto de electrificación para permitir mayor potencia en las instalaciones, que los comuneros ven como otro contratiempo más.

Los agricultores han recurrido porque no están dispuestos a asumir otro 40 por ciento más de esta factura. Pese a todo , la comunidad de regantes dice que seguirá trabajando y que tiene confianza en la puesta en valor de estas tierras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios