Provincia de Cádiz

Los detenidos en la Semilla que aceptaron penas mínimas no irán a prisión

  • La Audiencia Provincial concede la suspensión de condena a los seis procesados arrestados hace diez años en Sanlúcar

Los seis detenidos hace diez años durante la Operación Semilla que ya habían pactado penas mínimas antes del juicio aceptaron ayer en la Audiencia Provincial el acuerdo suscrito entre sus abogados y la Fiscalía y el tribunal dictó a continuación un auto que les proporcionó otra buena noticia. Tras saber que verían rebajada considerablemente la petición inicial del fiscal, ayer se encontraron con que les era concedida la suspensión de condena, esto es, que no tendrán que pisar la cárcel a no ser que incurran en algún delito en los próximos años.

La suspensión de condena es concedida habitualmente sin problema a quien no tiene antecedentes penales y es condenado a una pena no superior a dos años de prisión. Pero nada obliga al tribunal a otorgar ese beneficio.

La petición inicial para cinco de los procesados era de 3 años y 2 meses de prisión. La sentencia de conformidad condena a cuatro acusados a 1 año y 6 meses; a otra acusada, a 1 año. Un sexto procesado afrontaba un apetición fiscal de 6 años de prisión y se ha quedado con 2 años.

La granrebaja de penas para los seis procesados vino de la mano de la aplicación de una atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas. Esto significa que la sentencia admite que hubo un retraso excesivo e injustificado en la tramitación de la causa. No de otra manera se entiende que un asunto de hace diez años, que en principio sufrió un retraso debido a discrepancias entre la Fiscalía y el juez instructor, sumase luego tantos años de demora.

La Operación Semilla, presentada en 2001 como un gran golpe al narcotráfico en la provincia de Cádiz, suma con esta sentencia 23 procesados condenados y 31 absueltos. El camino judicial de esa polémica investigación está plagado de incidencias y de resoluciones contradictorias en las que asoman irregularidades en las escuchas telefónicas autorizadas judicialmente y otras cuestiones no menos espinosas.

El resultado no puede ser más alejado de lo que indicaba la propaganda oficial hace casi diez años, cuando la Operación Semilla era poco menos que el golpe definitivo al narcotráfico en la provincia gaditana.

Incluso la mayoría de los 23 condenados lo han sido a penas mínimas que les han permitido sortear la cárcel. El pasado marzo, cuatro procesados aceptaron penas mínimas. Otros seis lo hicieron en septiembre de 2009. Y cuatro más, en julio de ese mismo año. Con los seis de ayer, son 20.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios