Provincia de Cádiz

El detenido conoció a la víctima a través de una web de contactos

  • La juez dicta prisión incondicional para el supuesto autor de la muerte del funcionario isleño Manuel Pereira · El arrestado, Unai L.N., ingresó ayer por la tarde en Puerto 2

La titular del Juzgado de Instrucción y Primera Instancia número 3 de San Fernando ordenó ayer el ingreso en prisión, sin fianza, de Unai Alberto L.N., de 24 años, natural de Tarragona, arrestado como supuesto autor de la muerte de Manuel Pereira Fontao, el funcionario del Ayuntamiento isleño que fue encontrado apuñalado en su domicilio el pasado sábado por la tarde. Fuentes consultadas por este diario arrojaron ayer luz a los hechos al asegurar que el detenido y la víctima habían contactado por internet, donde Pereira se anunciaba en una página de contactos.

El detenido llegó a las dependencias judiciales isleñas pocos minutos después de la una y media y aguardó en los calabozos de la plaza San José hasta la llamada de la juez que instruye el caso. Apenas una hora después la abogada de oficio salió del edificio, sin hacer ningún tipo de declaración al encontrarse el expediente bajo secreto de sumario. La declaración de Unai Alberto L.N. fue, a tenor del escaso intervalo de tiempo entre uno y otro hecho, muy breve. A esa hora, se confirmaba su estado: la titular del Juzgado número 3 decretaba su ingreso en prisión, y descartaba la posibilidad de una fianza.

Pocos datos han transcendido de las declaraciones del joven de 24 años, que, aunque se reconoció culpable de los hechos, aseguró no recordar lo sucedido después de que propinara un primer pinchazo con su propia navaja a la víctima. Pereira recibió en total más de 30 puñaladas, que le acabaron provocando la muerte.

La Policía Nacional ha encontrado un ordenador portátil en el hostal París en el que el acusado se hospedaba. Fue a través de él como se puso en contacto con la víctima, que, según las fuentes consultadas, se anunciaba en internet en una página de contactos. Ambos quedaron en la puerta del establecimiento hostelero el sábado, a las cinco y media de la tarde. Desde allí se desplazaron hasta la vivienda del funcionario isleño, situada en el número 55 de la calle General García de la Herrán, donde se produjeron los lamentables hechos. Todo indica que se produjo una discusión entre los protagonistas del suceso, y que la víctima, tras recibir el primer navajazo, gritó pidiendo ayuda, según el testimonio de algunos vecinos del inmueble, lo que no evitó que el supuesto autor siguiera apuñalándolo hasta causarle la muerte.

Ayer, poco antes de las cinco de la tarde, llegaba a la iglesia del Santo Cristo de San Fernando el cuerpo sin vida de Manuel Pereira, de 45 años. En el templo se realizó la misa por su alma, que contó con una gran concurrencia de familiares y allegados, además de representación municipal.

El oficio religioso se extendió apenas media hora y a las 17.25 se procedió al traslado del féretro hasta el cementerio municipal, que, a petición de los familiares del fallecido, se realizó a pie desde la iglesia.

La comitiva fúnebre recorrió Reyes Católicos, parte de la avenida Cayetano Roldán, calle La Rábida y Álamo. Pasadas las seis menos cuarto de la tarde, el féretro cruzaba la puerta del cementerio para proceder al sepelio.

En la cabeza de la comitiva figuraban miembros de la familia del fallecido, su madre y su hermano, profundamente afectados.

Ya en las cercanías del cementerio esperaban vecinos y allegados que se preguntaban "¿Cómo puede haber personas que quiten la vida así, fácilmente?", en referencia al ctrimen con arma blanca que acabó con la vida de Pereira en su propio domicilio.

El cadáver permaneció desde el sábado hasta ayer en el Instituto de Medicina Legal de Cádiz, cuando la juez autorizó su entrega a la familia tras realizarle la autopsia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios