Provincia de Cádiz

Los chiringuitos piden que se acaben las trabas para abrir todo el año

  • El sector asegura que el traspaso de competencias a la Junta les ha perjudicado

La Federación Andaluza de Chiringuitos de Playas (105 negocios en la provincia) reclamó ayer a la Junta de Andalucía un cambio en la regulación y gestión de este sector en la provincia, cuestiones que, a su juicio, "han empeorado" desde que en 2011 se produjo el traspaso de competencias entre el Gobierno central y el autonómico. El gerente de la federación, José María Rico, trasladó a los delegados provinciales de Gobernación, Medio Ambiente, Turismo y Sanidad la necesidad de que la Junta y los ayuntamientos minimicen trabas administrativas para el sector y que garanticen concesiones estables a los negocios y la posibilidad de abrir todo el año. Los representantes de la Junta se comprometieron a estudiar estas reivindicaciones.

Tras la reunión celebrada en San Fernando, Rico criticó que Cádiz sea "la única provincia" en la que los chiringuitos se tienen que seguir desmontando cada año porque los planes municipales de playas no permiten su continuidad. A finales del año pasado, la Junta estrenó sus competencias en el sector asegurando que los negocios podrían abrir todo el año. Sin embargo, según Rico, este anuncio no se ha convertido en realidad.

Para el gerente de la federación es "lamentable" que chiringuitos que cuentan con concesiones a cinco años o más tengan que pagar cada ejercicio proyectos de licencia de apertura, con tasas que van desde los 120 euros de La Línea a los 1.500 euros de Tarifa, además de canon de explotación que rondan los 15.000 euros anuales de media pero que este año han llegado a superar los 40.000 euros en un establecimiento de la playa de Valdevaqueros, en Tarifa. "En Marbella hay un canon de 17.000 euros. En la playa de la Malagueta, en Málaga, se han subastado concesiones a cinco años con un pago único de 48.000 euros", comparó Rico.

La federación también reclama concesiones a largo plazo, de diez años prorrogables en cinco más, sin que todos los años tenga que acometerse el replanteo del establecimiento. El objetivo es conseguir "seguridad jurídica" y garantías para amortizar las inversiones que se realizan.

Rico sostiene que el traspaso de competencias sobre el sector de Gobierno central a Junta acometido el año pasado ha acabado perjudicando a los empresarios con más trámites, burocracia y una indefinición normativa por parte de la Administración regional y de los ayuntamientos, "mientras se enteran y no se enteran de cómo funciona todo". "Demarcación de Costas, por lo menos, tenía más capacidad de gestión", recordó el portavoz.

Rico lamenta, como ejemplos, que no se permita a los chiringuitos tener espeteros, como en Málaga, ni poner música, o que se pida a los propietarios proyectos de apertura "que parecen los de una carretera nacional", ironizó, incluso con medidas de inifugación para un chiringuito de madera. "¿Cómo es posible?", se preguntó. También lamentó que los planes de playas se retrasen hasta el punto en que a algunos chiringuitos se les haya concedido licencia de apertura en pleno julio.

"Pedimos que nos dejen trabajar", concluyó el gerente de la federación, que agradeció el compromiso de los representantes de la Junta de impulsar una mayor coordinación con los municipios en la gestión de estos negocios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios