Provincia de Cádiz

La caja de las 32.688 firmas

  • Más de cien personas movilizadas por Anadir piden la exhumación de fosas en la provincia y un banco gratuito de ADN para encontrar a los niños sustraídos

Su caja es blanca también, pero no está vacía, sino llena de ánimo, de respaldo, de apoyo y solidaridad repartidos en folios cuadriculados en líneas en las que se agolpan miles de firmas. Nada menos que 32.688, a las que a última hora se le sumaron 18 más, sobrepasando las 32.700, que exigen a la Fiscalía de Cádiz "acabar ya con el asunto", dejar a un lado las buenas palabras y pasar a los hechos, investigando a fondo los casos de bebés robados en Cádiz.

Pero ayer no había nadie para recibir esa caja. La inicial destinataria, la fiscal jefe, estaba en el juicio por el crimen de violencia de género acaecido en El Puerto. Y la fiscal de Permanencia debía marcharse a atender un asunto pendiente en la Comisaría. Así que al final, fue una secretaria de Fiscalía la que recibió la caja y el folio que la acompañaba, un contundente escrito en el que las familias afectadas por los casos de los bebés robados en la provincia, que sobrepasan ya con creces los dos centenares, piden que se haga Justicia ya.

Más de cien personas acudieron ayer a la puerta de la Audiencia Provincial para acompañar esa caja. Al frente de la comitiva, la delegada en Andalucía de Anadir, la asociación de afectados por adopciones irregulares, la isleña Chary Herrera. Fue ella la que, acompañada por dos miembros de la asociación, subió a las dependencias de la Fiscalía para proceder a la entrega de firmas que respaldan sus reivindicaciones, mientras el grueso de afectados aguardaba abajo.

El colectivo solicita a la fiscal jefe en primer término su apoyo para que se paralice el proyecto previsto por el Ayuntamiento de Cádiz para habilitar un parque en el cementerio de San José, "hasta que el asunto que hoy nos mueve se aclare". También piden ayuda al Ministerio Público para conseguir la exhumación de los restos de bebés enterrados, tanto en el cementerio gaditano como en el resto de camposantos de la provincia. "Consideramos que es la única manera de terminar con este asunto. Se filtrarían muchas denuncias -sostienen con acierto- al tener las familias a sus hijos verdaderamente enterrados, y la Policía sólo tendría que investigar los casos donde no haya cuerpo o no corresponda el ADN con los familiares". Y en paralelo, su otra principal demanda: un bando de ADN con las muestras recogidas en esas fosas o sepulturas, para compararlas con las de las familias denunciantes. Por último, los afectados también reclaman una reunión a la fiscal jefe para poder abordar todos estos temas.

La comparecencia fue aprovechada por otras seis familias para interponer nuevas denuncias de casos, todos ellos ocurridos en Jerez. Y es que, según explicó a este diario Luisa Fernanda Terrazas, una de las personas que interpuso una nueva denuncia y que se ha convertido en la portavoz de los casos que en estos últimos tiempos están surgiendo en la localidad vecina, "tan sólo en el Hospital de Jerez los posibles casos se acercan ya a la treintena. Y un número similar puede haber en el hospital Santa Isabel de Hungría".

La historia de Luisa Fernanda es muy similar a todas las demás, aunque por partida doble. Tuvo mellizos, un niño y una niña, el 24 de febrero de 1.972. "Entré en el paritorio, escuché llorar y me durmieron. Desperté ya en la habitación y me dijeron que había tenido un niño y una niña y que los dos estaban malitos". Oficialmente, ambos murieron días después. Nunca les vio la cara y el hospital se encargó de gestionar el entierro. De la niña, no aparece el historial. Y el del niño, está plagado de irregularidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios