Provincia de Cádiz

"Ella estaba en el baño y decía: Manolo, ¿qué es lo que has hecho?"

  • "Caridad comentó esa misma noche varias veces que había que incinerar a su marido"

Un vecino que acudió a la casa de la acusada y del fallecido cuando fue encontrado el cadáver declaró ayer que Caridad dijo en varias ocasiones aquella misma noche, poco después del hallazgo e incluso cuando aún no había certeza de la muerte de Manuel Gil, que había que incinerar a su marido, que él quería que lo quemaran.

La procesada aseguró anteayer que lo de la incineración lo dijo al día siguiente del crimen. La mujer explicó también que ella no gritó "te has cortado las venas" cuando halló a su marido en la bañera. Y que en ese momento, de las dos armas con las que fue apuñalada la víctima, ella sólo cogió las tijeras y no el cuchillo.

Un vecino afirmó ayer que acudió al oír los gritos de su hijo ("Papá, que Manolo se ha cortado las venas") y que se encontró con Caridad, que llevaba en las manos el cuchillo y las tijeras. Él se las quitó y las puso en el suelo.

Otra vecina que también se acercó a la vivienda de Caridad al oír gritar aseguró que ésta decía: "Manolo, ¿qué es lo que has hecho?".

Esos testimonios indican por qué el crimen fue tomado desde un principio por un suicidio entre los vecinos. Queda por explicar en el juicio por qué ese error se mantuvo después de que acudiesen a la vivienda la Policía y un forense. Se supone que a partir de hoy comenzará a aclararse qué o quién falló en este caso, qué llevó a considerar una muerte voluntaria lo que ahora es para el fiscal y la acusación particular un asesinato cometido por la esposa de la víctima.

Uno de los vecinos que declararon ayer comentó que Manuel Gil era un hombre de pocas palabras, que siempre fue delgadito. Desde unos veinte días antes de su muerte, lo veía raro, cabizbajo. "Parecía, con perdón, un muerto andando, casi no hablaba". Este vecino estaba viendo Pasapalabra y llamó raudo a una ambulancia cuando su mujer le dijo que Manolo se había cortado las venas. Luego bajó a la casa y lo vio en la bañera. Lo tocó. Quería hacerle un torniquete... Pero vio que tenía sangre en el pecho y que estaba "cuajá".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios