ANA MESTRE - DELEGADA DEL GOBIERNO ANDALUZ EN CÁDIZ

"Lo llevo con responsabilidad y…, con mucha tensión"

  • “Son días muy muy complicados. Simplemente intento estar a la altura de las circunstancias. Todos estamos pasando por una situación tan inédita, tan desconocida, que una tiene que elevarse y ponerse a trabajar para todos”

Ana Mestre, el pasado miércoles, durante una visita a la sala del 112.

Ana Mestre, el pasado miércoles, durante una visita a la sala del 112. / D.C.

“La semana ha ido evolucionando con mayor número de casos de coronavirus pero hemos ido atendiendo todas las necesidades”, explica la delegada del Gobierno andaluz en Cádiz, Ana Mestre, que hace balance de esta primera semana ante una crisis sanitaria que, como ella anota, trae días “muy muy complicados”.

-La verdad es que ha sido una semana muy convulsa. Hemos podido mantener las garantías a los ciudadanos, la seguridad jurídica en sus procesos, porque los plazos de los procedimientos administrativos están suspendidos pero se ha mantenido el Registro y había que seguir manteniendo una parte importante de la estructura de la administración de la Junta de Andalucía en Cádiz. Todo eso se desarrolló durante el fin de semana, el lunes lo pusimos en práctica, con la mayoría de los trabajadores teletrabajando y los servicios esenciales funcionando. Sobre todo, haciéndonos cargo de una sala del 112 que pueda dar respuesta a todas las llamadas y a las necesidades que va planteando la gente. Y bueno, también teniendo una enfermera que hace un triaje telefónico. Eso nos ha permitido dar una mejor respuesta, discernir ante los casos y actuar de manera más eficaz. A medida que han ido evolucionando los casos y que han ido saliendo nuevos decretos y órdenes, hemos ido también adaptándolos a la provincia.

Y el trabajo que están ustedes haciendo hasta ahora, ¿consideran que está dando buen resultado, les parece satisfactorio?

- Aunque algunos alcaldes y la propia Diputación en algún momento han querido quizá tergiversar o no asumir cierta parte de la responsabilidad, creo que en la provincia todos estamos teniendo una actitud de lealtad institucional tras conocerse que hay un mando único, que el Gobierno de España es el que lidera la gestión de esta crisis sanitaria. Rápidamente, en el momento en que la información ha fluido, todos estamos trabajando en la misma línea. Sinceramente, debe ser así y es lo lógico. Ahora mismo aquí no hay colores políticos, sólo somos administraciones con un marco competencial que debe fluir y que debe ponerse a disposición de los ciudadanos. En ese sentido, creo que ahí estamos dando ejemplo y tenemos que seguir en esa misma línea. Es verdad que estamos teniendo una diligencia por parte del Gobierno de la Junta de Andalucía. Cada día, cada vez que hay un Consejo de Gobierno, una rueda de prensa del presidente o del consejero de Presidencia o del de Salud o bien del vicepresidente, se da ejemplo de numerosas medidas que estamos tomando no sólo para protegernos de la crisis sanitaria sino de las consecuencias socioeconómicas. Y hoy mismo hemos visto cómo después de que el Gobierno requisara las mascarillas y los materiales para poder redistribuirlos, finalmente desde el Gobierno andaluz hemos podido llevar a cabo una compra y próximamente vamos a recibir un número importantísimo de mascarillas, más de dos millones en material de protección, y eso es positivo porque es una buena gestión del momento, de las circunstancias, y vamos a dar respuesta a las necesidades de todos los profesionales.

¿Eso resolverá entonces los problemas de escasez de material de protección?

-Sí, eso los resolverá en gran medida. La propia Agencia de Servicios Sociales ya se ha puesto en contacto incluso con la Diputación para proveerle de los equipos necesarios. Creo que de esta manera ya va a poder dotarse de ese material que nunca debió faltar y que ahora, después de lo que ha sucedido, hemos sido capaces de retomarlo, de poder contratarlo nosotros mismos y poder distribuirlo.

¿Qué ha sido lo más complicado en esta semana?

-Han sido complicadas muchas cosas. Estamos inmersos en días muy muy complicados y los sentimientos hay que dejarlos aparte. Pero ha sido complicado el ver cómo habiendo material, se requisaba o se bloqueaba…; con un fin, supongo; para poder redistribuirlo después, muy bien; pero ha pasado demasiado tiempo y eso a la población le ha causado cierto pavor e histeria, como es lógico, porque hemos dejado, en ocasiones, no digo que voluntariamente, a gente desprotegida. No obstante, creo sin duda que se ha garantizado que las personas de los diferentes servicios, tanto sanitarios como de las fuerzas de seguridad del Estado han tenido su protección; quienes lo han necesitado, lo han tenido. También ha sido complicado el hecho de determinar una serie de servicios esenciales y poner en marcha todo lo que supone el teletrabajo a través de los funcionarios del departamento de informática, que han hecho un trabajo en esta semana impresionante. Eso no se valora porque hablamos de funcionarios, no se ve…, la gente está en sus casas y la población tiene sus garantías jurídicas y las respalda la administración con una serie de servicios gracias al trabajo de funcionarios que bien teletrabajando o bien en sus puestos de trabajo están velando por ello. Y complicado ha sido tomar las decisiones más drásticas con respecto al confinamiento. Es delicado ver cómo los autónomos van teniendo que cerrar sus negocios, o presentar los empresarios ertes. Eso no es fácil de digerir. Afortunadamente hemos tenido y tenemos administraciones que están dando la talla y el Gobierno andaluz y el Gobierno de España están tomando esas medidas, ya han sido tomadas de manera muy responsable. Hace ya una semana, el presidente del Gobierno andaluz aprobó un paquete de mil millones de euros, y medidas muy importantes y necesarias para mantener la actividad económica y para que los autónomos puedan hacer frente a la situación de manera más sólida y más fuerte. Y que cuando esta crisis pase, no partamos de cero.

¿Cómo considera que está reaccionando la población?

-Creo que la gente, en general, está reaccionando de una manera responsable. ¿Qué ocurre?, que son muy llamativos los casos de aquellos y aquellas que tienen comportamientos no adecuados. Eso es muy llamativo. Pero la mayoría de las personas se están comportando de manera muy responsable en la calle, han tomado conciencia. Es verdad que a lo mejor al principio nadie se podía imaginar llegar a esta situación. Pero llegado el momento, creo que la mayoría de las personas están colaborando con los cuerpos de seguridad del Estado, están colaborando para que el confinamiento no sea tan desesperante y está saliendo también lo mejor de muchísimas personas que quieren ponerse al servicio de los más mayores y que quieren también ayudar con donaciones. También elaborando batas, mascarillas… Esa generosidad hay que ponerla por delante aunque le toque a la Administración discriminar lo que es posible y lo que no, porque todo lo que se distribuye tiene que tener las mismas garantías que los materiales habituales. Pero lo importante de ahí son los sentimientos que la gente manifiesta y pone por delante con tal de amortiguar las consecuencias de esta crisis y hacer frente a esas necesidades.

¿Qué aconseja usted a la población para los próximos días?

-Que no se desesperen, que mantengan la calma y que estén en sus casas dando cariño a su familia; y aquellos que no están con su familia, pues que utilicen las nuevas tecnologías para estar un poquito más cerca de sus mayores, de sus amigos, de su familia, y que pongan en marcha cosas que siempre hayan querido hacer y que nunca han tenido tiempo para ello. Creo que a todo hay que sacarle el lado positivo y en estos momentos, quien no tiene más que estar en su casa confinado, pues debe aprovechar el tiempo de manera útil y poder hacer cosas que a lo mejor antes nunca han podido. Incluso con nuestros hijos. Cuántas veces nos echamos en cara a nosotros mismos el poco tiempo que les dedicamos o lo poco que sabemos en ocasiones de ellos. Pues este es el momento para entablar quizá una relación distinta con nuestros hijos y hay que aprovecharlo. Porque quienes tenemos que trabajar en estos momentos, tenemos que hacerlo y estar a la vez en casa, por responsabilidad, por nuestra salud y por la de todos los que nos rodean. Pero quienes no tienen por qué salir, que no se arrepientan después de no haber aprovechado este tiempo, porque el tiempo no nos lo devuelve ya nadie. Las fiestas y demás se volverán a poner en el calendario, pero el tiempo que les dedicamos a nuestros hijos, a nuestras familias, a nuestros padres, eso ya no nos lo devuelve nadie si no lo aprovechamos. Y podemos tener conversaciones con nuestros padres por videoconferencia o por teléfono como quizá nunca antes hemos tenido. Pero sobre todo creo que a los hijos, en esta vida tan complicada que tenemos todos, hay que dedicarles más tiempo y ahora ha llegado el momento de quizá conocerlos más, darles su espacio, y descubrir en ellos cosas que a lo mejor desconocíamos. Es una forma de aprovechar el tiempo y de sacar lo mejor de nosotros mismos.

Personalmente, ¿cómo lo lleva?

-Bueno… Lo llevo. Lo llevo con responsabilidad y… con mucha tensión. Son todas las horas del día, al teléfono, trabajando con el equipo, con los delegados territoriales, organizando videoconferencias y estando al día de los problemas de muchísimas personas. Pero mi familia lo entiende y yo simplemente intento estar a la altura de las circunstancias y de lo que los ciudadanos nos van requiriendo. Una en estos momentos se olvida de si misma. La verdad es que yo no es que piense mucho en mí misma cuando trabajo, pero en estos momentos, menos todavía. La población está pasando por tal circunstancia, todos estamos pasando por una situación tan inédita, tan desconocida, que una tiene que elevarse y ponerse a trabajar para todos. Yo intento estar en las particularidades y en lo general. Eso es lo que me dedico a hacer cada día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios