Provincia de Cádiz

Dos agentes heridos en la detención de un hombre que abastecía a los narcos

  • El detenido se dio a la fuga en un vehículo tras ser sorprendido cargando garrafas de gasolina en una embarcación en la orilla del caño de Sancti Petri

  • Los agentes le interceptaron tras una persecución, interponiendo su vehículo para evitar que embistiera a otros agentes que se encontraban haciendo controles para evitar desplazamientos a segundas residencias

Dos agentes de la Guardia Civil Dos agentes de la Guardia Civil

Dos agentes de la Guardia Civil / Salvador Sas

La Guardia Civil ha detenido esta madrugada, tras una persecución en la que dos agentes han sufrido contusiones leves, a un conductor que cargó garrafas de gasolina en una embarcación para supuestamente aprovisionar a una "narcolancha" en el Estrecho de Gibraltar, han informado a Efe fuentes próximas al caso.

La detención se produjo sobre las cinco de la mañana en la orilla del caño de Sancti Petri que pertenece al término municipal de San Fernando.

Una patrulla de la Guardia Civil vio que en el agua había una lancha repleta de garrafas de gasolina y que en las inmediaciones un coche, al detectar su presencia, se daba a la fuga.

Los agentes comenzaron a seguir a este vehículo, que, haciendo caso omiso a sus señales y acelerando, se aproximó a una rotonda en la que había otro vehículo policial, cuyos agentes estaban en esos momentos fuera del coche haciendo controles para evitar desplazamientos a segundas residencias durante el estado de alarma.

Para evitar que el conductor que huía pudiera embestir a los agentes del control, la patrulla de la Guardia Civil decidió interceptar el vehículo e interponer el suyo para detener su marcha.

Como resultado el conductor que huía fue detenido por los delitos de atentado contra agente de seguridad y desobediencia grave, y los dos agentes resultaron con contusiones leves en las piernas a consecuencia de la colisión.

La embarcación cargada de numerosas garrafas de gasolina, cuyo destino sería abastecer de carburante a una lancha "nodriza" cargada con un alijo de hachís, quedó abandonada en el lugar, por lo que ha sido requisada.

"Los malos siguen actuando, les da igual cualquier restricción, siguen a lo suyo y aprovechando que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se centran en la asistencia y servicios COVID19. El narcotráfico y el crimen organizado no cesa", ha escrito en su Twitter la Asociación Unificada de la Guardia Civil tras este incidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios