Provincia de Cádiz

Un aeropuerto en hibernación

  • 'La Parra' dormita hasta febrero mientras atiende los vuelos de sus tres únicos destinos operativos: Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca. Entonces volverá a cobrar vida

Pocos datos más fiables para comprobar la coyuntura económica de un país o una zona que las cifras de su transporte aéreo. "Se trata de un termómetro de la coyuntura económica", apuntan a este medio fuentes de la empresa rectora de los aeropuertos españoles, Aena, que añaden que "desde el punto de vista de las estadísticas de tráfico, la situación del aeropuerto de Jerez, al igual que la del resto del sector, no es más que un reflejo de la evolución de la economía desde que estallara la crisis en la segunda mitad de 2008".

En los años de bonanza, el Estado remodeló por completo las instalaciones del aeropuerto. Por entonces eran del orden de 1,6 millones de pasajeros al año y todo apuntaba que se seguiría creciendo. Fue entonces cuando el Plan Director del aeropuerto de Jerez se marcó como horizonte nada menos que alvanzar los 3 millones de pasajeros anuales. Pero llegó la crisis y Jerez vio cómo sus pasajeros caían por debajo del millón (2012) si bien se quedaba para sí una magnífica instalación. Algo es algo.

Al principio, la caída se notó más en los mercados extranjeros tradicionalmente emisores de turismo hacia la provincia (británico y alemán, sobre todo). Eran esos años en los que en España, pese a haber empezado a caer cuesta abajo y sin frenos, se negaba la crisis desde Moncloa. La rapidez con la que los diferentes países afrontaron la crisis mundial tuvo un efecto claro: los destinos internacionales se han ido recuperando en el aeropuerto de Jerez. Los nacionales, por el contrario, han caído. Es el aeropuerto de Jerez -La Parra para los jerezanos- una instalación que ha visto mermado su indudable potencial por la escasa actividad del mercado doméstico. Valga como muestra del tirón del tráfico internacional el siguiente dato: hasta octubre ha crecido a un ritmo superior al 8%, frente a una caída del 32% en el nacional.

No son pocas las voces que clamaron contra Iberia y su política de precios, que hacía imposible a muchas economías medias viajar con ellos a Madrid en el famoso primer vuelo de la mañana, una conexión auspiciada por los comerciantes y bodegueros jerezanos. Llegaban a superarse los 500 euros por ida y vuelta a la capital. Finalmente, las conversaciones llevadas a cabo, y en las que tuvo gran peso la Diputación, consiguieron que sea posible volar a Madrid a 130 euros el billete de ida y vuelta, un precio similar al del AVE, que se erige en más competencia del aeropuerto de lo que pudiera pensarse en principio.

El pasado verano (junio-septiembre) siete de cada diez pasajeros que transitaron por las instalaciones tenían origen o destino en el extranjero. "Estas cifras reflejan no sólo el potencial del destino en el que se ubica el aeropuerto, sino también el interés de las aerolíneas por cubrir la demanda existente", manifiesta el director del aeropuerto, Rafael Reyna. Cabe destacar que durante la temporada estival se han estrenado nuevas rutas y compañías, pero es que además algunas de las que ya operaban también han aumentado las frecuencias de sus conexiones.

En estos momentos, y hasta que como un árbol vuelva a florecer con la primavera, el invierno pasará por 'La Parra' dejando dos o tres vuelos al día. Será en febrero cuando renazcan las conexiones de los grandes touroperadores que traen turistas deseosos de encontrar cuanto antes el sol que la climatología de sus países les niega.

La programación de invierno de este año arrancó (el último fin de semana de octubre) con 13 destinos, pero la mayoría de ellos se correspondían con la decisión de algunas aerolíneas de alargar la temporada de verano ante las buenas expectativas de demanda y el magnífico clima que se disfrutó en la zona. En estos momentos, el aeropuerto opera con Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca y Bilbao (pero sólo hasta el próximo día 8). La estacionalización del turismo es, en gran parte, responsable de que la demanda en los hoteles caiga (muchos de ellos cierran de hecho) y el aeropuerto se resiente de ello al ser, como bien es sabido, la principal vía de entrada de turistas a la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios