Provincia de Cádiz

El acusado de abusar de sus alumnas quiso pactar una pena y no hubo acuerdo

  • La Audiencia inicia a puerta cerrada el juicio al profesor de clases particulares para quien el fiscal pide 25 años de prisión

El profesor de clases particulares acusado de abusar de siete menores alumnas suyas, para quien el fiscal pide 25 años de prisión, se sentó ayer en el banquillo tras intentar un acuerdo con la acusación particular y con la Fiscalía. No hubo pacto. La acusación planteaba una condena por varios delitos de abusos sexuales que se quedaría en 12 años de prisión (el triple de la pena más alta al ser varios delitos). El acusado estaba dispuesto a conformarse, según explicaron fuentes relacionadas con el caso, pero con una condena que se quedase en nueve años de cárcel.

Tras ese intento de pacto, dos policías nacionales condujeron a José Luis G.R., que está en prisión preventiva, a la sala de vistas de la Sección Primera de la Audiencia. Eran dos agentes que no suelen acudir al Palacio de Justicia de la capital gaditana y se movían un poco desorientados por un pasillo de la primera planta. "Nosotros es que no estamos normalmente aquí", le iban explicando los policías al procesado. "Pues yo tampoco", les respondió él.

El abogado de la acusación particular solicitó inmediatamente que el juicio se celebrase a puerta cerrada. El fiscal se sumó. El tribunal deliberó y optó por aceptar la propuesta.

Comenzó así la vista oral, sin público y sin medios de comunicación. Fuentes relacionadas con el caso explicaron después que el procesado negó la versión sobre lo sucedido que en su día facilitaron sus alumnas, que son menores de edad. También que achacó las acusaciones en parte a una venganza de una de las niñas.

La menores declararon protegidas por un biombo de la vista del acusado y acompañadas por dos funcionarias del Servicio de Atención a las Víctimas. Explicaron ante el tribunal lo que le contaron en su día al juez instructor, un relato de lo sucedido que aparece recogido en los escritos de acusación.

El juicio continuará hoy y mañana. Los hechos que juzga la Audiencia ocurrieron durante los años 2010 y 2011 en El Puerto, en el domicilio del procesado, donde éste impartía clases particulares de matemáticas.

Tras ser denunciado en agosto de 2011, el procesado fue enviado a la cárcel pero en octubre de ese año quedó en libertad tras abonar una fianza de 12.000 euros. La Fiscalía presentó un recurso contra esa decisión del Juzgado de Instrucción número 4 de El Puerto que permitía a José Luis G.R. esperar libre el juicio. Y en marzo de 2012, la Audiencia Provincial de Cádiz revocó la puesta en libertad y decretó la prisión comunicada sin fianza.

La nueva situación del profesor fue decidida por la Sección Tercera de la Audiencia. El nuevo auto explicaba que no era desdeñable el riesgo de fuga ante la gravedad de las penas que llevan aparejados los delitos sexuales cometidos contra menores.

Pero anotaba que la decisión de encarcelar al procesado (entonces aún imputado) obedecía al riesgo de reiteración delictiva. La Audiencia recordaba en su resolución que José Luis G.R. ya había sido condenado en marzo de 2010 por el Juzgado de lo Penal número 5 de Cádiz como autor de un delito de abusos sexuales a una niña. La sentencia le había impuesto una pena de un año y tres meses de prisión.

Los abusos "los había llevado a cabo en un anexo a su domicilio que utilizaba para dar a menores clases particulares de matemáticas", precisaba el auto. Como en 2010 carecía de antecedentes penales, le fue concedida la suspensión de la condena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios