Provincia de Cádiz

Tarde de ilusión en la Villa, con la visita de los Reyes Magos de Oriente

  • Los monarcas aterrizaron en helicóptero para iniciar una cabalgata en la que se varió el recorrido para reforzar la seguridad

A las cinco de la tarde todas las miradas de los niños y niñas de Puerto Real se dirigían al cielo. No era por temor a la lluvia, sino porque es desde las alturas desde donde llegan a la Villa los monarcas de Oriente. Como ya es tradición, Sus Majestades: Melchor, Gaspar y Baltasar, aterrizaron en helicóptero después de sobrevolar Puerto Real anunciando que la visita real se iba a producir en apenas unos minutos.

Miles de pequeños aplaudían la llegada, anticipo de la cabalgata de la ilusión que partió poco después de las 17:30 horas, después de que los monarcas ofrecieran un mensaje desde el balcón del Centro Administrativo Municipal. "Hemos hecho un largo camino para llegar a Puerto real, donde nos han dicho que todos los niños han sido muy buenos y por eso traemos muchos regalos", dijo el Rey Melchor, para tranquilidad de los pequeños de la Villa.

A partir de ese momento arrancaba la cabalgata que este año cambió de recorrido para evitar las calles más estrechas y mejorarla seguridad en el recorrido. También se vio reforzada con la presencia de seguridad privada en cada una de las carrozas.

La primera de ellas era la que portaba al cartero real y sus pajes, que aún tuvo tiempo de recoger las misivas de los más rezagados y de aquellos que habían cambiado de opinión a última hora.

Tras ella, la que portaba a la Estrella de Oriente, encarnada este año por la bailaora Tere Andreu, que se rodeó por parte de las alumnas de la escuela PuntaCon, que ella dirige. El resto de carrozas eran las que llevaban a los Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar.

Tras recorrerlas calles Sagasta, San Ignacio, Ancha y De la Plaza, el cortejo llegó a la Plaza de Jesús, desde donde se ponía un punto y seguido al desfile.

La azotea del Ayuntamiento de Puerto Real se llenaba de humo y aparecían los monarcas para ofrecer un nuevo mensaje real a los pequeños. La solidaridad, el buen trato o cumplir con sus tareas escolares y familiares fueron algunos recordatorios que se lanzaron y, como no, "acostarse muy temprano para que podamos acudir a todas las casas".

Una pequeña función de fuegos artificiales ponía el cierre a una jornada mágica, que continuaba para los Reyes con la visita a los centros asistenciales de la ciudad.

La primera visita se hizo a la residencia de Mayores Joaquina de Vedruna, donde entregaron regalos a los ancianos. Tras ello acudieron al hogar infantil de las Hermanas Filipenses de la localidad, con el mismo objetivo. Las visitas se cerraron en el centro de personas con diversidad funcional, gestionado en la localidad por la asociación Asprodeme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios