Provincia de Cádiz

La Sierra estima una ocupación media del 77% durante el puente

  • Las pernoctaciones suben un 12% con respecto al año anterior en Grazalema El sector turístico ofrece paquetes y rebaja los precios entre un 10 y un 30% para animar las ventas

La Sierra de Cádiz alcanzará un 77% de nivel medio de ocupación hotelera durante este puente de la Constitución y la Inmaculada, que arranca mañana. Se trata de una cifra muy similar a la del pasado año, aunque ligeramente más optimista con un crecimiento de más de un punto de diferencia. La comarca que espera cada año este puente de 'oro' por ser el de mayor facturación del año verá, según las estimaciones de la mayorista Ruralandalus, incrementada el número de pernoctaciones, aumentando en un 12 por ciento con respecto a 2012. Un dato, aunque esperanzador, no es para lanzar las campanas al aire, según el sector, que es consciente de que cuesta cada vez más rascarse el bolsillo por los estragos de la crisis.

Las pernoctaciones suben en los municipios del entorno del parque natural de Grazalema gracias a la homogeneidad en el calendario de este puente de diciembre con prácticamente cuatro días festivos, que han sido claves para que muchos visitantes hayan optado por reservar entre tres y cuatro noches. "Este año los festivos han caído muy bien y la gente se ha animado a reservar entre tres y cuatro días", explica Monsalud Bautista, encargada de la dirección comercial de Ruralandalus.

Pese a la crisis, pueblos como Grazalema, por su enclave privilegiado, volverán a ser de los más demandados, rozando la plena ocupación. De hecho, establecimientos como la remodelada Villa Turística grazalemeña están completos desde hace dos meses. Singular también es el caso del Hotel Fuerte, también en Grazalema, que aprovecha este puente para abrir sus instalaciones. Las volverá a cerrar tras estos días festivos para realizar otra reapertura con motivo de las Navidades. Así las cosas, la Asociación de Turismo Rural de la Sierra de Cádiz confía en que haya buenos resultados para el sector comarcal, que acaba de abrir un Centro de Iniciativas Turísticas, en Prado del Rey, como centro neurálgico de esta industria. Y es que son muchos los esfuerzos del empresariado serrano para atraer turistas. Por ejemplo, el sector ha bajado, incluso, los precios de entre un 10 y un 30% con respecto a ediciones anteriores para ofrecer paquetes atractivos, que incluyen actividades de ocio o gastronomía.

"Estamos moviéndonos. Por lo menos mantenemos con esos paquetes la ocupación para intentar que la Sierra no decaiga. Detrás de este sector, se mueven, también, bares, comercios y la venta de productos típicos como quesos, chacinas o miel", asevera Fernández, gerente del complejo Huerta Dorotea, establecimiento que para este puente tiene ya ocupadas sus 80 camas.

"Gente habrá. Pero dinero no hay ", resume Eloy, de la Venta Julián, en El Bosque, punto de partida de numerosos senderistas, que abrió sus puertas en 1971 y toda una institución de la gastronomía y venta de productos de la tierra. Para este serrano, los días más "fuertes" del puente serán mañana viernes y el sábado para los negocios pues muchos visitantes miden sus gastos cada vez más, según constata en su propio establecimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios