Defensa

El Rey, en el centro de control de la Atalanta

  • Felipe VI conoce el cuartel general de la operación contra la piratería, en la Base de Rota desde marzo

  • En San Fernando visita la Infantería de Marina

El Rey, en el centro de control de la Atalanta. El Rey, en el centro de control de la Atalanta.

El Rey, en el centro de control de la Atalanta. / Fito Carreto

El Rey ha pasado este viernes una intensa mañana en la provincia gaditana conociendo dos importantes unidades militares donde aún no había estado: el Cuartel general de la Operación Atalanta (OHQ, por sus siglas en inglés ), en marcha desde marzo de este año, y el Cuartel General de la Fuerza de Infantería de Marina, en San Fernando, que se ubica en un edificio estrenado en 2015. A pesar de que Felipe VI ha estado en otras ocasiones en San Fernando no conocía estas instalaciones donde están las oficinas del mando de la Infantería de Marina, con el general de división Antonio Planells Palau al frente.

Fue precisamente Planells, que es comandante general de Infantería de Marina (COMGEIM) y también comandante del cuartel de la EU NAVFOR Somalia Operación Atalanta, el anfitrión de una jornada a la que acudieron el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada (Ajema), Teodoro López Calderón, y el Almirante de la Flota, Manuel Garat Caramé, junto a otros miembros de estas importantes unidades de la Armada en la provincia.

Sobre las diez y veinte, el Rey llegaba a la puerta del OHQ en la Base de Rota y saludaba a distintos representantes de las distintas áreas que la conforman. Allí, conocía de cerca el trabajo de los casi cien militares de 19 países destinados en el Cuartel General de la operación de la Unión Europea contra la piratería en el Índico, a pleno rendimiento desde el 29 de marzo de este año, tras su traslado desde Northwood, en el Reino Unido, a Cádiz –otra parte está en Brest (Francia)–.

El Rey, en el OHQ de Rota El Rey, en el OHQ de Rota

El Rey, en el OHQ de Rota / Fito Carreto

Hace más de un año que se certificaron las instalaciones gaditanas con el objetivo de que las cifras de ataques y secuestros en las costas de Somalia se mantengan como en los últimos cinco años, donde han tenido una intensa reducción. En abril, poco después de que España asumiera el mando, se producía precisamente el último. La fragata española Navarra liberaba a un pesquero yemení secuestrado. Ahora, es la Victoria, con más de 230 militares españoles, la que está desplegada en la zona, junto a otro buque italiano y la patrulla marítima.

Felipe VI ha recibido una explicación de la labor del cuartel en tierra y del despliegue en la mar, ha conocido la sala de operaciones y, para terminar, se ha hecho una foto de familia, antes de partir para San Fernando.

En el nuevo edificio que alberga el Cuartel General de la Fuerza de Infantería de Marina le esperaban formados en el patio principal. “Tu porte son exponente de tu espíritu militar”, se lee en la entrada principal al cuartel, por la que el Rey accedió cuando ya pasaba el mediodía. Sonaba el himno de España y Felipe VI volvía a saludar al piquete de honores, formado por personal de las instalaciones.

Antes de entrar a las oficinas, el Rey se paraba a interesarse por este centro, inaugurado oficialmente en abril de 2015. Esta comandancia estaba antes en Madrid, pero en 2009 se trasladó a San Fernando, donde se encuentra buena parte de la Infantería de Marina, como el Tercio de Armada, el Tercio Sur o la Escuela de Suboficiales, donde es habitual que el Rey acuda para cada entrega de despacho de los nuevos tenientes. El nuevo cuartel está en los terrenos del antiguo de instrucción de marinería.

Luego, tras un breve recorrido y firmar en el Libro de Honor, el Rey compartía un aperitivo con compañeros de la Armada. De hecho, allí están destinados varios compañeros en la Escuela Naval Militar. Felipe VI tenía previsto almorzar en las dependencias del Tercio de Armada antes de regresar a Madrid.

El Rey llegando a la Comandancia General de Infantería de Marina. El Rey llegando a la Comandancia General de Infantería de Marina.

El Rey llegando a la Comandancia General de Infantería de Marina. / Fito Carreto

La operación contra la piratería se controla desde la Base de Rota

En la Base de Rota se controla la operación contra la piratería en el Índico desde el 29 de marzo de este año. Fue entonces cuando se inauguró el cuartel del EU Navfor Operación Atalanta a mando de España, tras el traslado del cuartel desde el Reino Unido por el Brexit, España se ofrecía para ser el cerebro de la misión, junto con Francia, donde se encuentra el centro de seguridad marítima.

La Atalanta se inició en 2008 y una década después se le considera un éxito, reduciéndose los ataques de piratas en la zona de manera importante. El último fue en abril de este año.

El OHQ, por sus siglas en inglés, cuenta con unos cien militares de 19 nacionalidades y actualmente está al mando del general de división de la Infantería de Marina Antonio Planells. Con dos fragatas en la zona – una de ellas la española Victoria, que parte de Rota– y una patrulla marítima controlan una zona de alto riesgo para los 20.000 barcos que cruzan el lugar, paso de las principales rutas comerciales y para la distribución de ayuda humanitaria del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

El cuartel general de Infantería de Marina

La Comandancia General de la Infantería de Marina se traslada desde Madrid a San Fernando en 2009 y en 2015 se inaugura el nuevo edificio del Cuartel General, en los terrenos del antiguo de instrucción de marinería. También al mando de Planells Palau, actual comandante general de la Infantería de Marina, la entrada en vigor de este cuartel supuso la integración de esta Fuerza como uno de los componentes de la Flota.

Desde el punto de vista de la preparación, esto ha facilitado el adiestramiento de sus unidades y continuar con la evolución orgánica y de capacidades. El Tercio de Armada es el componente expedicionario de esta Fuerza y como tal, dentro de la capacidad de proyección del Poder Naval sobre tierra, tiene por cometido principal la realización de operaciones militares en la costa iniciadas en la mar integrado en unidades de la Flota. No obstante, sus capacidades de combate posibilitan su empleo en operaciones puramente terrestres, más allá de la costa, integrado en aquellas organizaciones operativas que se pudieran constituir, apuntan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios