Provincia de Cádiz

Redada en Jerez para identificar a 31 personas

  • La Policía peina un inmueble abandonado en la zona de Chapín y aborda al clan de los 'Paquiqui', llegados desde Linares, en el barrio de Santiago

El Cuerpo Nacional de Policía organizó ayer, a primera hora de la mañana, un amplísimo despliegue de seguridad con el objetivo de identificar a las personas que se asientan en dos lugares muy concretos de la ciudad de Jerez: exactamente un inmueble en semirruina que se ubica en las inmediaciones de la barriada de El Pelirón y en la popular calle Nueva, en pleno barrio jerezano de Santiago.

Fuentes policiales a las que tuvo acceso este medio certificaron que no se trató de operación antidroga alguna o cualquier otra vinculada a la comisión de delitos concretos. Se trató de un dispositivo de seguridad encaminado a identificar a las personas que viven en dichos inmuebles con el objetivo de tener absoluta certeza acerca de quiénes viven allí, en caso de que en algún momento la autoridad judicial requiera su puesta a disposición. Según se certificó desde la comisaría de Jerez, "el objetivo del despliegue era conocer exactamente qué personas y en qué número se alojan en estos inmuebles, así como comprobar si existían sobre ellas órdenes de localización o de detención dictadas por algún órgano judicial". Tanto es así que uno de los inquilinos del inmueble de El Pelirón (donde viven ciudadanos de origen rumano y jóvenes que ejercen como artistas callejeros) fue trasladado a comisaría para proceder a su identificación, pero no fue detenido en ningún momento.

El dispositivo de seguridad comenzó poco después de las ocho de la mañana, cuando media docena de furgonetas de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) del Cuerpo Nacional de Policía se desplegó en las inmediaciones del referido inmueble de El Pelirón.

Los efectivos policiales que tomaron parte en este dispositivo procedían, en buena parte, de la Brigada de Seguridad Ciudadana, así como de la Policía Judicial, agentes que suelen realizar su trabajo vestidos de paisano. Todos ellos se vieron apoyados por agentes de la unidad de motocicletas de la Brigada de Seguridad Ciudadana del Cuerpo Nacional de Policía así como efectivos de la Policía Local de Jerez.

Así, se actuó sobre una serie de edificios ocupados por individuos provenientes del Este de Europa, procediendo a la identificación de treinta y una personas, la mayoría de ellas con antecedentes por la comisión de delitos previos. Es decir, la mayor parte de las personas que allí moran han tenido problemas con la Justicia.

Cabe destacar que uno de los identificados tenia en vigor una orden de averiguación de domicilio y paradero por parte de un juzgado de la localidad vallisoletana de Medina del Campo, por lo que fue trasladado hasta las dependencias policiales de la plaza del Arroyo.

Después se identificó a los miembros de una familia de etnia gitana. Esta familia ha llegado recientemente a la ciudad y se ha instalado de manera ilegal en un inmueble de la calle Nueva. Este hecho ha provocado gran inquietud y malestar entre los vecinos del conocido barrio de Santiago de Jerez, que en buena parte comparten etnia gitana con los nuevos moradores, aunque no formas, usos, ni costumbres.

El hecho de que un peligroso recluso que disfrutaba de un permiso penitenciario provocara un altercado de gravísimas consecuencias en pleno Arco de Santiago provocó su detención e ingreso en prisión, a la vez que levantó todas las alarmas porque pertenecía a dicho grupo.

Según pudo saber este periódico se trata del clan de los 'Paquiqui', llegados a Jerez desde Linares. Estos nuevos vecinos no han sido recibidos precisamente con los brazos abiertos en la típica calle Nueva, donde sus gitanos jerezanos tan sólo desean vivir en paz y alejados de cualquier tipo de problemas. El referido individuo, ya encarcelado, fue acusado por los agentes del orden de delitos tan graves como abusos sexuales en la persona de una camarera, apuñalamiento de otra camarera, y amenazas graves a los clientes de un conocido bar del Arco que a esas horas celebraba una pequeña fiesta.

El 'golpe encima de la mesa' asestado ayer por el Cuerpo Nacional de Policía no significó tan sólo que se procediese a la identificación de personas. También se tomaron datos de vehículos que son propiedad de los diferentes clanes que operan en 'El Pelirón' y en el Arco de Santiago.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios