Provincia de Cádiz

La mujer que tiró a su sobrina por la ventana en Puerto Real no irá a prisión

  • La sentencia considera que hubo intento de asesinato pero aplica una eximente por enfermedad mental

Edificio en el que ocurrió el incidente, en marzo de 2016 Edificio en el que ocurrió el incidente, en marzo de 2016

Edificio en el que ocurrió el incidente, en marzo de 2016 / C.P. (Puerto Real)

Comentarios 5

La familia de la pequeña Alba Ramos ha cerrado el capítulo judicial que se abrió después del fatídico 21 de marzo cuando la pequeña, que entonces tenía 14 meses, se precipitaba desde la vivienda de sus abuelos, situada en una tercera planta. La Fiscalía y la defensa han llegado a un acuerdo y la Audiencia Provincial de Cádiz ha impuesto ocho años de custodia familiar y de tratamiento ambulatorio en un centro neurológico, a la tía de la menor, que estaba acusada de un delito de asesinato en grado de tentativa.

Tras el fatídico 21 de marzo de 2016 la Policía Nacional detuvo a la tía de la menor (hermana de la madre de Alba) y abría una investigación para aclarar lo que ocurrió esa tarde de Lunes Santo. La familia siempre mantuvo que “una familiar, en estado de shock por un ataque epiléptico, la dejó caer”; no presentó denuncia. Pero la Fiscalía sí intervino y se abrió un proceso judicial.

Ahora, casi tres años después del incidente, la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz celebró anteayer una vista en la que hubo un acuerdo entre el fiscal y el abogado defensor de la acusada de un delito de intento de asesinato. La sentencia aplica una eximente completa por enfermedad mental. La procesada, P.N.N., aceptó ocho años de custodia familiar y de tratamiento ambulatorio en un centro neurológico, donde será tratada de la patología mental que padece, acreditada con varios informes.

Por otro lado, los padres de la pequeña Alba Ramos también renunciaron a cualquier tipo de responsabilidad civil e indemnización económica.

Cerrada la página judicial, la familia de Alba continúa su lucha diaria, trabajando por la recuperación de la pequeña que tras el accidente sufrió traumatismo craneoencefálico, edema pulmonar, rotura hepática y fracturas óseas en la cara y en la pelvis. Pasó por un coma inducido, 40 días en la UCI y 21 días con respiración artificial. Ahora el estado de Alba es mucho más esperanzador. La niña, que cumplió cuatro años el mismo día en el que estaba fijado el juicio, se recupera lentamente.

Su familia continúa trabajando con distintas campañas en plataformas digitales para recaudar fondos que ayuden a mejorar el estado de la conocida como “niña milagro de Puerto Real”, a la que la ciudad dedicó un parque muy cerca de donde ocurrió el incidente.

Ahora se vuelvan de la mano de la web osoigo.com, para recabar apoyos y que “algún político del Congreso de los Diputados nos explique por qué la Seguridad Social en Andalucía no costea los tratamientos de neurorehabilitación como los que Alba necesita”.

Según el padre de la niña, Sergio Ramos, “nosotros por ahora podemos costear esos tratamientos gracias a toda la ayuda que hemos recibido, pero hay familias que no tienen la capacidad de poder moverse a través de la redes sociales e internet para pedir ayuda, y no hay derecho a que no puedan disfrutar de esos tratamientos”. Para ello han iniciado una campaña en la que necesitan 1.500 firmas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios