Provincia de Cádiz

El bedel de la Plaza de El Puerto facturaba servicios a empresas

  • Pasó 1.200 euros en concepto de "servicio de conserjería"

El ordenanza encargado de la Plaza de Toros de El Puerto ha facturado servicios a varias empresas que han organizado actos en el citado coso taurino a lo largo de los últimos años. A la vista de la documentación a la que ha tenido acceso este Diario, esa facturación se ha realizado de forma presuntamente irregular, pues las facturas, que recogen conceptos de lo más variado, no incluyen IVA ni retenciones.

Carlos Sánchez del Valle, "el dueño de la Plaza" como es conocido por muchos portuenses desde hace años, ha presentado facturas firmadas por él y ha cobrado cheques nominativos girados por empresas a las que ha prestado servicios en su calidad de ordenanza de la plaza cuando se han celebrado diferentes eventos.

Ha sido el caso, por ejemplo, del festival celebrado como homenaje a Jesús Monge Cruz "Pijote" el día 5 de mayo de 2007, por el que pasó una factura a la empresa organizadora de 4.050 euros, como se puede ver en la documentación que se publica en esta página. Llama la atención, en primer lugar, el membrete de la factura, "Plaza de Toros de El Puerto de Santa María", que como es sabido es propiedad del Ayuntamiento. La factura, que no incluye ni IVA ni retención fiscal, lleva un sello de "pagado" y otro de una carita sonriente de los que se utilizan en los juegos de niños o regalan en los paquetes de patatas fritas.

Pero lo que más sorprende es el concepto de los gastos que factura el ordenanza: "asistencia espectáculo" (tres días por un lado y uno por otro) a razón de 100 euros cada día; "limpieza de la plaza y restaurar el ruedo", por 2.000 euros; "servicio de conserjería", 1.200 euros; "vigilancia WC señoras (3 mujeres a 30 euros cada una); "limpieza de los WC y dependencias (2 mujeres)", por 300 euros; y "artículos de limpieza y papel higiénico", 60 euros.

Hay que recordar que este ordenanza municipal percibe un sueldo del Ayuntamiento por su trabajo y que lo lógico, en caso de atender acontecimientos fuera de su horario, sería que cobrase horas extra del propio Ayuntamiento y no de una empresa privada por tratarse de una instalación municipal. Según fuentes municipales, por la "asistencia prestada" al último concierto de Julio Iglesias, el ordenanza de la Plaza pasó a la organización una factura de unos 500 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios