Provincia de Cádiz

Piden cinco años de prisión para madre e hijo por atentar contra Irene García

  • Los procesados insultaron y amenazaron a la ex alcaldesa de Sanlúcar La vista se celebrará el 21 de octubre en la Audiencia

Insultaron, amenazaron, agarraron del brazo y llegaron a golpear el coche oficial de la entonces alcaldesa de Sanlúcar, Irene García, en la puerta del Ayuntamiento de la localidad. La Fiscalía acusa a D.R.G. y a A.R.R., madre e hijo, de atentado contra la autoridad, un delito por el que solicitan penas de cinco años para cada uno de los procesados.

La vista estaba señalada en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial para la semana pasada, pero una petición de suspensión por parte de la acusación ejercida por la actual secretaria general del PSOE gaditano lo ha retrasado hasta el 21 de octubre.

Los hechos tuvieron lugar el 13 de abril de 2011. Irene García, alcaldesa de Sanlúcar hasta mediados del mes pasado, llegaba en el coche oficial a las dependencias del Ayuntamiento de la localidad a primera hora de la mañana. Cuando se disponía a bajar del vehículo, la acusada se acercó hasta ella y comenzó a insultarla y amenazarla. El hijo y también procesado se unió entonces, "vociferando ambos", según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía, mientras la alcaldesa continuaba en el interior del coche con la puerta abierta para intentar descender del mismo.

La relación de hechos del Ministerio Fiscal continúa su explicación en el momento que García intentaba cerrar la puerta del vehículo, lo que el acusado impidió cogiéndola del brazo con violencia sin cesar en su actitud de insultar y amenazar a la ex regidora. El conductor del coche oficial decidió arrancar el motor, momento en el que el acusado soltó el brazo de Irene García y cerró la puerta de una fuerte patada.

La Fiscalía considera que la secretaria general de los socialistas gaditanos no recibió ningún golpe "gracias a sus reflejos", puesto que apartó el brazo con rapidez cuando el procesado cerró la puerta del vehículo con "bastante violencia". Con la puerta del coche cerrada, volvió a propinar otra patada a la misma.

El acusado de atentar contra la autoridad llevaba seis meses manifestándose a las puertas de las dependencias municipales reclamando una solución a su situación de precariedad. El escrito recoge las palabras que A.R.R. gritaba cuando llegaron los agentes de la Policía Local: "Si me echas de aquí me pondré en la puerta de tu casa con mis dos hijos para darle de comer, llevo dos años sin trabajar, lo único que te estoy pidiendo es un alta y una baja".

Los miembros de la Policía Local que se encontraban en el interior del Ayuntamiento sanluqueño procedieron a identificar a los acusados. La Fiscalía solicita además una multa de una cuantía algo superior a los 3.000 euros.

Los hechos recuerdan a la condena a Simone Righi a cuatro años de cárcel por un delito de atentado contra la autoridad por un intento de agresión, en ese caso a la alcaldesa de Cádiz Teófila Martínez. El italiano, que consiguió el año pasado un indulto parcial que le rebajó la condena a dos años para evitar la cárcel, se manifestaba hace casi seis años en contra del maltrato animal en una perrera de Puerto Real que daba servicio al Ayuntamiento de Cádiz y en la que había perdido a tres perros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios