Provincia de Cádiz

PP y PSOE se unen al fin para defender a la provincia

  • Ambos partidos abren la puerta a un diálogo permanente y se emplazan a corto plazo para reuniones de trabajo. El empleo, la prioridad absoluta.

Con la creación de empleo como prioridad absoluta e irrenunciable las direcciones provinciales del PP y del PSOE pusieron ayer la primera piedra de lo que se ha denominado un "marco de relaciones permanentes" que buscará llegar a acuerdos para el desarrollo socioeconómico de la provincia gaditana. El futuro de este acuerdo está aún por ver pero de momento los líderes de ambos partidos -Antonio Sanz por el PP e Irene García por el PSOE- dieron ayer un ejemplo de madurez democrática sentándose alrededor de una misma mesa para por espacio de casi hora y media hacer una puesta en común sobre qué se puede hacer de manera conjunta desde Cádiz para intentar corregir los déficits históricos que lastran al territorio gaditano.

Este acuerdo -"histórico" a juicio de Sanz y "esperanzador" bajo el prisma de Irene García- está todavía muy falto de contenido. Y puede que sea hasta lógico, ya que el objetivo de ayer se limitaba exclusivamente a confirmar que tantos unos como otros estaban dispuestos a dejar a un lado sus disputas dialécticas en pro del consenso. Y unos y otros dijeron que sí.

Lo que sí se decidió ayer es, como primera medida, que tanto populares como socialistas irán conformando equipos de trabajo que empezarán a reunirse de manera conjunta a partir de la próxima semana para "concretar acciones políticas encaminadas a la coordinación institucional para alcanzar los objetivos que se marquen", según refleja el documento conjunto suscrito por ambas fuerzas políticas y que no deja de tener una fuerte carga simbólica, con los logotipos de PP y PSOE jalonando el susodicho documento.

La idea que se persigue con estos equipos de trabajo es abordar de manera paulatina y permanente asuntos específicos en los que ambas formaciones políticas ven a priori más posibilidad de acuerdo. Entre ellos estarían, por ejemplo, la concreción de iniciativas tendentes a crear empleo, el desarrollo del parque empresarial de Las Aletas en la comarca de la Bahía de Cádiz, las ayudas para reindustrialización, una apuesta por la Universidad como motor económico de la provincia, el impulso a las infraestructuras más prioritarias o la pesca. Como novedad se situaría el compromiso de PP y PSOE de fijar medidas conjuntas y urgentes tanto desde el Gobierno central como desde la Junta de Andalucía para que los ayuntamientos puedan atender a aquellos núcleos familiares radicados en sus municipios que se encuentran en clara situación de emergencia social.

El mencionado documento conjunto añade igualmente que tanto el PP como el PSOE sentaron ayer las bases de "un nuevo modelo de trabajo basado en el diálogo, dentro de un marco de relaciones permanentes que se abre a partir de hoy (por ayer)". Y se subraya que el objetivo que persiguen ambas formaciones con esta iniciativa es "trabajar conjuntamente, pensando en los gaditanos y las gaditanas, defendiendo los intereses de la provincia de manera que destaquemos sus potencialidades y aspectos positivos".

Este último aspecto presenta igualmente un cariz novedoso porque viene a poner de acuerdo a populares y socialistas en la necesidad de trasladar de cara al exterior una imagen positiva de la provincia de Cádiz, siempre con el fin de atender a posibles nuevos inversores que creen riqueza y empleo en el conjunto del territorio gaditano.

La reunión de ayer se celebró en un hotel de Cádiz y contó con cuatro representantes de cada una de estas dos formaciones políticas. Así, por parte del PP asistieron Antonio Sanz, presidente provincial; José Loaiza, vicepresidente; Antonio Saldaña, secretario provincial: y Ana Mestre, portavoz de la ejecutiva provincial. Los cuatro representantes del PSOE fueron Irene García, secretaria general; Manuel Jiménez Barrios, presidente provincial; Isabel Armario, secretaria de Organización; y Fernando López Gil, responsable de Política Institucional.

Al término del encuentro las dos delegaciones valoraron de manera positiva el transcurrir del mismo, ya que dijeron ser conscientes de que los gaditanos "se merecen el entendimiento entre PP y PSOE y es lo que están esperando". Por ello consideraron que el diálogo abierto ayer supone el inicio de "una nueva etapa política" ya que por encima de las diferencias ideológicas que puedan existir "se alcanzarán acuerdos sobre asuntos específicos".

Ya por separado, tanto Antonio Sanz como Irene García intentaron no romper esa buena sintonía con declaraciones altisonantes, por lo que ambos optaron por ceñirse a lo reflejado en el manifiesto conjunto.

Aún así, Sanz calificó de "histórico" el acuerdo de ayer que, dijo, parte del convencimiento general de que la sociedad gaditana "nos está pidiendo a PP y PSOE que negociemos". Irene García, por su parte, mostró su satisfacción por lo "esperanzador" del encuentro. La máxima responsable de los socialistas gaditanos quiso apostillar que ambas fuerzas políticas "estamos separadas por cuestiones ideológicas" pero consideró que el diálogo "siempre es positivo" y que el desarrollo de la provincia y, por tanto, la mejora de las condiciones de vida de los gaditanos "tiene que estar por encima de todo".

De momento esta vía de diálogo se va a circunscribir exclusivamente a PP y PSOE al ser las dos fuerzas políticas mayoritarias en la provincia de acuerdo con los últimos resultados electorales. Desde las filas socialistas se intentó ayer abrir este abanico a otras fuerzas políticas y colectivos sociales y empresariales aunque esta opción, de momento, ha quedado aparcada. El PSOE, aunque no renuncia a este objetivo, no quiere convertirlo en elemento que dinamite el diálogo y el PP, mientras tanto, vería bien ampliar los acuerdos que se alcancen, pero una vez que los dos partidos grandes pongan las bases de ese consenso en cada tema específico que se aborde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios