Provincia de Cádiz

"Necesito el dinero para contratar a gente que pueda asistirme"

  • Juan Carretero aún no ha cobrado la indemnización que le corresponde por un fatal accidente.

Los tiempos que se manejan en los órganos judiciales a veces pierden la consciencia del mundo real. Esta es la percepción que ronda la mente de Juan Carretero, un vecino de Algodonales que quedó tetrapléjico al chocar su vehículo con una mula en plena noche en la carretera que une Utrera con Los Palacios. Casi 11 años después de aquel suceso, el cansancio le corroe y le obnubila la mente al hablar, demasiada parafernalia, entiende, para cobrar una indemnización que ahora le resulta clave para su vida diaria. Un tímido atisbo de esperanza hizo respirar a él y a su esposa Josefa, quien le cuida las 24 horas del día, el pasado febrero cuando el Juzgado de Utrera falló a favor de Juan y consideró que debía pagarse al damnificado 620.000 euros. No obstante, la otra parte, el dueño de la finca de dónde se escapó la mula, recurrió y el caso será trasladado a la Audiencia Provincial de Sevilla.

El abogado del gaditano, Fernando Osuna, ha reclamado la ejecución provisional de la sentencia y se queja de que el Juzgado de Utrera ni siquiera ha mandado los documentos a la Audiencia Provincial de Sevilla para que el caso prosiga.

Tras varios enfrentamientos judiciales por el siniestro y tantos años de espera, Juan sigue sin comprender cuándo le llegará el momento de descansar tranquilo. Al atender la llamada telefónica de este periódico, Carretero confiesa que sus ganas de comer caen al mismo tiempo que sigue sin sonar el teléfono de su casa para darle la buena nueva del pago esperado. "Necesito el dinero para meter gente que me cuide. Quiero el dinero para pagar a una asistenta. Esto es el colmo, llevo muchos años luchando con lo mismo. Habiendo ganado el juicio, no me lo explico", manifiesta con indignación. Su mujer, acto seguido, puntualiza que necesitaría el apoyo de tres personas contratadas para cuidar a Juan y que para ello necesitan unos ingresos que ahora no poseen. Tampoco duda en describir sus problemas físicos y las dificultades que encuentra a diario para cuidar de su marido por estas razones. "Juan tiene el brazo derecho afectado y desde el pecho hacia abajo no siente nada. Necesita las 24 horas cambios de postura, tiene sondas y con la úlcera sólo pueda ingerir comida triturada", cuenta Josefa. "No queremos la indemnización para lujos, sólo para que él esté atendido", concluyó Josefa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios