Provincia de Cádiz

Luz verde a la retirada de barreras contra vencejos en el puerto de Algeciras

  • El Ministerio de Medio Ambiente atiende la reclamación del coletivo ornitológico Cigüeña Negra en defensa de estas aves

Tras recibir los documentos remitidos a Cigüeña Negra por distintos colectivos ornitológicos a nivel internacional, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural (MARM) admite que no tendría "ningún problema" -declara Paco Montoya, de Cigüeña Negra- en ordenar la retirada de las protecciones de madera y PVC que impiden el anidamiento de la colonia de vencejos en el puerto de Algeciras.

Hace semanas, miembros de la organización recibieron el aviso de unos vecinos que advirtieron de que se habían colocado maderas en los huecos que estos pájaros utilizaban para anidar en el aparcamiento del puerto algecireño. La medida -avalada por un permiso del propio MARM- se tomó pensando en que la cercana presencia de una colonia podría ocasionar problemas en el tráfico del futuro helipuerto.

El vencejo pardo -mayoritario en nuestra provincia- pertenece a la lista roja de especies amenazadas y está prohibido, por tanto, lesionarlo o matarlo, destruir sus puestas y nidos o sus hábitats. Desde la Autoridad Portuaria indicaron que, siguiendo los consejos del MARM, las barreras se colocaron en diciembre, con lo que no hubiera afectado a la puesta de este año. Pero tapar los nidos ha provocado otra dificultad: "El vencejo es una especie completamente fiel a su sitio: es capaz de estar volando alrededor de su lugar de puesta, año tras año, para tratar de entrar. Con lo que ahora tenemos 400 pájaros alrededor del aparcamiento, y esta nube de vencejos permanentemente ocupando el espacio aéreo sí que sería un problema", apunta Paco Montoya.

La opinión de Cigüeña Negra está refrendada por distintos grupos europeos que han brindado su apoyo, entre ellos la Asociación Alemana para la Protección de los Vencejos, Birding (Israel), London Swift y la Oficina Medioambiental de Irlanda del Norte. Todos ellos señalan tanto ejemplos de lugares en los que se han tapado los nidos y los vencejos siguen acudiendo, como de aeropuertos y programas (FlySafe) que prueban que la presencia de estas aves no supone un problema grave para la aviación.

"Cada vencejo puede comer miles de mosquitos diarios -comenta Montoya-. Si a los diez años la colonia desapareciera y dejaran de venir, lidiaríamos con millones más de mosquitos. Además, es un ave que no ensucia mucho, porque pasa toda la vida volando. El único requerimiento que necesita es un hueco apropiado para criar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios