Provincia de Cádiz

"La Junta no me dijo: vamos a dejar el vertedero, ahora hágase usted cargo"

  • El alcalde de El Bosque asegura que el Consorcio Bahía de Cádiz, del que era presidente, no gestionaba El Berrueco cuando contaminó el arroyo Valsequillo · "Yo no he hecho nada", dice el dueño del terreno

El alcalde de El Bosque, Antonio Ramírez (PSOE), aseguró ayer en la Audiencia que antes de diciembre de 2001, la Junta de Andalucía no le comunicó que dejaba de ocuparse del clausurado vertedero de El Berrueco y que el Consorcio Bahía de Cádiz, del que él era presidente entonces, debía hacerse cargo de esos terrenos y de controlar que no hubiese escapes y vertidos. Ramírez explicó que fue en diciembre de 2001 cuando le llegó una carta de la Junta (de la Delegación de Medio Ambiente) en la que le notificaban que el Consorcio debía realizar unos trabajos en el vertedero para prevenir vertidos al arroyo Valsequillo. "Antes de esa carta, en absoluto me dijeron: vamos a dejar de hacer esto, hágase cargo usted ahora", afirmó el alcalde de El Bosque, acusado de un delito ecológico y para quien la Fiscalía solicita cinco años de prisión.

Los vertidos contaminantes al Valsequillo se produjeron desde finales de 2001 hasta por lo menos marzo de 2002, según el fiscal y la acusación particular, ejercida por Ecologistas en Acción, que responsabilizan de esa irregularidad a Antonio Ramírez. También a Agustín Aguado, director técnico del Consorcio en las fechas del vertido, y a Juan José Leal Vela, propietario del terreno en el que estaba ubicado el vertedero. La Fiscalía pide igualmente para ellos cinco años de prisión. La acusación particular, tres años.

Los tres procesados se sentaron ayer en el banquillo, en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cádiz, ante un tribunal presidido por el magistrado Lorenzo del Río, presidente de la Audiencia.

Antonio Ramírez rechazó que el Consorcio gestionase el vertedero y culpó a la Junta de no avisarle con tiempo de que dejaba de controlar la instalación clausurada y le pasaba el testigo. Ramírez admitió que el Consorcio sí que montó un dispositivo para evitar vertidos a partir de enero de 2002, tras recibir la carta de la Junta. Pero aseguró que lo hizo porque la Diputación Provincial de Cádiz se lo pidió en ese momento, no porque al Consorcio le correspondiese gestionar el vertedero.

Ramírez dijo que le informaron entonces de que la gestión de El Berrueco había sido transferida a la Diputación. También explicó que le sorprendió que quien estaba manteniendo el vertedero dejase de hacerlo sin alternativa. Y, en fin, que el Consorcio intervino porque había un problema, le pidieron que ayudase y lo hizo para evitar un daño medioambiental.

El propietario del terreno en el que está ubicado el clausurado vertedero también se puso al margen de lo sucedido. Juan José Leal explicó que tras ser sellado el vertedero en 1992, allí nadie arrojó ya basura, y que la gestión la llevó entonces la Administración, no los dueños del terreno.

Leal dijo que su padre, ya fallecido, era quien se encargaba de los asuntos del vertedero. "Yo no he hecho nada, no conozco a nadie de los que van a venir como testigos, no he intervenido en nada", aseguró.

Tampoco se considera responsable de los vertidos contaminantes al Valsequillo Agustín Aguado, que era entonces director técnico del Consorcio Bahía de Cádiz. Aguado aseguró que el Consorcio no gestionaba el vertedero de El Berrueco, que lo "supervisaba", matizó cuando la acusación particular le recordó que el organismo público recibió subvenciones para intervenir en el sellado del vertedero.

El juicio está señalado para cuatro jornadas. Entre los testigos citados para hoy está el subdelegado del Gobierno, Sebastián Saucedo. En la fecha de los vertidos, era delegado de Medio Ambiente de la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios