Provincia de Cádiz

La Junta pide que se reconozca la singularidad de Andalucía para la creación de ayudas al sector aeroespacial

  • Esta petición se recoge en el documento 'Impulso al sector aeroespacial en el marco de la crisis del Covid-19', elaborado junto a los agentes sociales

Una de las líneas de producción de la planta de Airbus en Puerto Real. Una de las líneas de producción de la planta de Airbus en Puerto Real.

Una de las líneas de producción de la planta de Airbus en Puerto Real. / Julio González

La Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad ha informado al Consejo de Gobierno de la Junta sobre el contenido del documento 'Impulso al sector aeroespacial en el marco de la crisis del Covid-19', elaborado con las aportaciones de la Confederación de Empresarios de Andalucía (a través del clúster Andalucía Aeroespace, Aerocádiz-FEMCA y FEDEME) y los sindicatos CCOO y UGT.

En este documento, trasladado al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, se insiste en que hay que apostar por un tratamiento integral de la industria nacional, pero contemplando la singularidad de Andalucía. Además, se propone condicionar las ayudas al mantenimiento de los centros de trabajo y, en lo posible, de la actividad productiva y del empleo. Así, cualquier actuación requeriría un proceso de negociación previo.

La propuesta andaluza parte del reconocimiento del carácter estratégico para España del sector aeroespacial, ya que traslada estabilidad a largo plazo, evita la salida de inversores financieros y es un reclamo para futuras inversiones. Incluye tres líneas estratégicas de actuación: línea de financiación; línea de promoción de nuevos productos y mercados; y potenciación del ecosistema aeroespacial.

La línea de financiación debería incluir ayudas al capital circulante (dirigidas a proporcionar liquidez a las empresas), ayudas al patrimonio (un sistema de capital riesgo que se adapte a las necesidades de las empresas) y ayudas a los proveedores de servicios (destinadas a mantener o incrementar distintos programas de compras). Contaría también con una línea específica de financiación de la I+D+i.

La línea de promoción de nuevos productos y mercados hace referencia a la apuesta por compra pública de innovación como mecanismo fundamental para incentivar la innovación, así como el impulso a actividades de MRO (Mantenimiento y Reparación de Aeronaves), la industria espacial y el RPAS (aviones no tripulados).

La línea de potenciación del ecosistema aeroespacial consistiría en la articulación de un programa de impulso integral al sector (con actuaciones para atraer inversiones, asesorar a pymes o potenciando la concentración empresarial), además de con medidas de coordinación y seguimiento o actuaciones para flexibilizar obligaciones fiscales, aplazamientos o fraccionamientos de pagos sin necesidad de aportar avales o alivio a la carga impositiva a las empresas que inviertan en capacidades tecnológicas, I+D o generación de empleo.

En cuanto a las medidas sociales y laborales, enmarcadas en la línea de potenciación del ecosistema, el documento se centra en los ERTE. Así, se propone mantenerlos hasta que las empresas puedan volver a una situación de normalidad. Se sugiere también la obligación de no actuar sobre el empleo cuando la empresa esté en pérdidas o sufra una disminución significativa de su carga de trabajo, así como flexibilizar los pagos en las cotizaciones empresariales sin penalizaciones o desarrollar planes que faciliten el teletrabajo a los empleados.

Según consta en este documento, Andalucía ha sido la primera región española que ha puesto en manos de los agentes del sector la elaboración de una estrategia aeroespacial, que acaba de superar la fase de consulta pública. En esta estrategia se pone de manifiesto que la principal debilidad de la industria aeroespacial en la comunidad es la ausencia de un Plan Estratégico Nacional. Así, el esfuerzo inversor de la Administración desde el año 2003 hasta el año 2016 (con planes de apoyo a programas como A380, A350, A400M, MRTT, etc.) supuso un incremento de la facturación del sector de 37.500 millones de euros. Con posterioridad a esta fecha, el Estado español no ha recuperado este tipo de programas, "vitales para marcar la línea de acción a nivel de país", se indica en el informe.

A juicio de la Junta, los empresarios y los sindicatos, el Plan Nacional es imprescindible, porque los tres niveles de actuación -europeo, nacional y regional- son sucesivos y complementarios, incluso en el sector de Defensa. El documento hace hincapié en que, si los otros países donde Airbus tiene mayor presencia cuentan con planes tecnológicos nacionales, partirán de una situación más favorable que España para competir y acceder a paquetes de trabajo.

Tanto la Junta de Andalucía como los empresarios y los sindicatos consideran que la búsqueda de nuevos mercados, la diversificación de productos y servicios o la internacionalización son prioridades que ahora pasan a ser aún más urgentes y necesarias. A todo ello se une el compromiso para una aviación más sostenible (incluido en el Pacto Verde Europeo o Green Deal), la digitalización y los cambios que ha traído consigo el Covid-19.

Nos encontramos ante un cambio estructural que puede encontrar apoyo en el Plan de Recuperación Europea, dotado con 750.000 millones de euros -de los que España recibirá 14.000 millones-, que se identifica con estos principios. El documento para el impulso del sector propone, por una parte, un plan de choque a corto plazo con medidas directas para las empresas del sector aeroespacial y las empresas aéreas. En segundo lugar, la elaboración de un Plan Estratégico Nacional Aeroespacial, con el horizonte temporal 2021-2027.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios