Provincia de Cádiz

La Junta no prevé en 2009 partida alguna para la presa contra avenidas

  • Esta actuación, de la que depende una bolsa de viviendas junto al Iro, sigue estancada desde que en 2006 se anunciaran modificaciones para la supervivencia del Salinete

La Delegación Provincial de Medio Ambiente ha señalado a este medio que los presupuestos de la Junta de Andalucía para el año que viene, concretamente las partidas presupuestarias que maneja la Consejería de Medio Ambiente, no contemplan inversión alguna para la construcción de la presa contra avenidas proyectada en la parte alta del curso del río Iro.

Esta infraestructura, básica para impulsar con todas las garantías necesarias el desarrollo urbanístico de los terrenos que se ubican junto al río Iro y en los que prevé la futura construcción de vivienda de protección oficial, no ha sido incluida en la partida de 29,43 millones de euros que la Agencia Andaluza del Agua, organismo dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, tiene prevista destinar el próximo año para la "defensa contra avenidas e inundaciones y ordenación de márgenes".

De este modo, esta infraestructura, cuya gestación se remonta a la década de los noventa, tendrá que seguir esperando para su ejecución, algo sobre lo que, hasta la fecha, tampoco se han manifestado de forma clara los propios responsables de la Junta.

De hecho, en la reunión que el pasado marzo mantuvieron el entonces alcalde de Chiclana, Ernesto Marín, y el ex delegado de Urbanismo, José Pedro Butrón, con la delegada provincial de Medio Ambiente, Gemma Araujo, no se concretó nada sobre el desarrollo de esta importante infraestructura.

Cabe recordar que fue en diciembre de 2004 cuando el Consejo de Ministros autorizó la firma del convenio entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y el Ayuntamiento para la construcción, entonces, de dos presas contra avenidas: una en la laguna de la Cruz (entre los cerros de La Esparragosa y de la Cueva) y otra en la zona de la cañada de los Marchantes.

Esta actuación, con la que se pretendía poner fin a los riesgos de inundación en el tramo urbano del Iro, contaba con un presupuesto de 6.010.021 euros, cantidad que iba a ser sufragada en un 75% por el Ministerio de Medio Ambiente y el resto, alrededor de 600.000 euros, por el propio Ayuntamiento.

No obstante, dicha firma entre el presidente de la CHG, Francisco Tapias, y el alcalde, José María Román, no se produjo hasta febrero de 2005, con el horizonte del segundo semestre de 2006 para la ejecución de la actuación.

Fue en mayo de 2006 cuando la realización de este proyecto, ya casi de tintes históricos, sufrió uno de sus mayores varapalos, ya que, según un estudio de un especialista europeo, la supervivencia del llamado salinete se podría poner en peligro si, tal y como planteaba el proyecto, se propiciaba la inundación del cauce del arroyo de la Cueva durante varios meses al año. Este hecho, según dicho especialista, iba a provocar que disminuyese la salinidad del agua, afectando a a la supervivencia de dicho pez.

Este hecho, que se produjo con las competencias ya en manos de la Agencia Andaluza del Agua, supuso un frenazo a un proyecto del que, dos años después, poco o nada se sabe de su posible y anunciada ejecución. Circunstancia que, es de esperar, aclare en los próximos meses el nuevo ejecutivo chiclanero.

2004

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios