Caso de violencia de género

"Isabel nos dijo: ¡Me ha apuñalado mi marido, avisad a mis hijos!"

  • Un hombre asesta presuntamente seis cuchilladas a su esposa en el tórax en su casa de La Liberación y se suicida tirándose desde un bloque de Santo Tomás de Aquino. La mujer se encuentra estable

Comentarios 36

La barriada de La Liberación fue escenario la noche del pasado lunes de un nuevo suceso de violencia machista. El episodio se saldó con el traslado al hospital de la mujer tras recibir seis puñaladas en el tórax y el posterior suicidio del supuesto agresor, el marido de la víctima, tras lanzarse desde el tercero de un piso de bloques de Santo Tomás de Aquino, cercano a la residencia del matrimonio, donde ocurrieron los hechos.

La pareja, compuesta por  Isabel M.C., de 61 años, y José M.L., de 66, llevaba viviendo en La Liberación desde hace casi cuatro décadas, cuando las casas terminaron de construirse. Fueron los hijos de Luisa Güiza, vecina colindante de Isabel y José, los que se dieron cuenta que algo estaba pasando alrededor de las once y media de la noche del lunes. La residente explicaba ayer a este medio cómo “mis hijos estaban en su cuarto en la planta de arriba de la casa cuando mi hija Sonia, de 13 años, comenzó a escuchar ruidos extraños en la casa de al lado  y se lo comentaba a su hermano Manuel, de 19, quien creía que eran niños jugando a la pelota. Para asegurarse, ya que los sonidos eran cada vez más fuertes, fue mi hijo el que salió a la calle en calzoncillos y descalzo, pues iba a acostarse. Al asomarse a la puerta de la cocina, vio a Isabel a gatas y a su marido dándole varias puñaladas”. El presunto agresor, al ser descubierto, salió corriendo mientras el joven llamaba a la Policía.

La vivienda del matrimonio tiene dos puertas que dan a lugares diferentes del barrio. Mientras que José M.L. huyó por la puerta principal, la mujer salió a pedir ayuda por la de la cocina. Luisa continuaba relatando que “entonces fue cuando mi hija salió a la calle y se dirigió a la otra puerta de la vivienda. Allí se encontró a Isabel, a gatas en la puerta pidiendo socorro y auxilio. La niña comenzó a gritar y fue cuando mi marido salió a la calle y la tumbó”.

Según varios vecinos de la barriada, el marido salió corriendo de la vivienda gritando que había matado a su mujer en el camino hasta el bloque donde se suicidó, situado en la plaza Colombina de Santo Tomás de Aquino, a unos cien metros del domicilio conyugal. El supuesto agresor aprovechó que una vecina salía del inmueble para acceder a él y tirarse por la ventana del descansillo entre la segunda y la tercera planta. Los residentes, que trataron de impedir que se arrojara, fueron quienes llamaron posteriormente al 112 relatando los hechos.

Mientras, a las puertas del domicilio de la pareja, el marido de Luisa trataba de taponar las heridas ocasionadas por las puñaladas mientras llegaba la ambulancia, que fue avisada por el dueño de un bar cercano a la zona. La vecina sigue con la narración de los hechos desde el momento “en que salí y vi a mi marido asistiéndola. En un primer momento me pensé que Isabel se había resbalado con el escalón de la cocina y que se había dado en la cabeza. Cuando le pregunté si quería que avisara a su marido, fue cuando nos contó que él le había apuñalado y que por favor avisáramos a sus hijos. Entonces me di cuenta de que tanto ella como las paredes estaban llenas de sangre en su intento por salir de la vivienda”.

La Policía Local se personó en el lugar de los hechos a los pocos minutos de ser avisados, “al contrario que la ambulancia, que tardó algo más de 20 minutos en llegar”, comentaba Luisa, quien continuaba diciendo que “a pesar de todo, me alegro de que mi hijo saliera a ver qué pasaba. Si no llega a ser por él, estoy segura de que la habría matado. Eso sí, a ver qué secuela deja esto a mis hijos, que anoche (el lunes por la noche para el lector) no pudieron pegar ojo debido al susto”.

Los vecinos aseguran que la víctima no llegó a perder el conocimiento en ningún momento mientras llegaban los servicios sanitarios, encontrándose “completamente lúcida”. De las seis puñaladas que recibió, a simple vista Luisa solo vio “tres. En el hombro, en el costado y en la cabeza”.

El matrimonio tenía cuatro hijos y esa misma tarde, parte de la familia había asistido al cumpleaños de uno de sus nietos en Área Sur, horas antes de que sucediera el episodio. Una de las hijas, precisamente, tiene su residencia en la plaza Colombina, frente al bloque donde su padre se suicidó.

Las fuentes de la Policía Nacional consultadas por Efe han confirmado que se trata de un episodio de violencia machista, aunque el presunto agresor no había sido denunciado previamente por su esposa ni se conocen precedentes de sucesos violentos entre el matrimonio, una premisa corroborada por los vecinos.

El Servicio Andaluz de Salud, por otro lado, señalaba a este medio cómo la mujer de 61 años tuvo que ser intervenida de urgencia en el quirófano tras llegar al hospital debido a su gravedad. Las fuentes consultadas del SAS por este medio señalaban al cierre de esta edición que continuaba en la UCI, estable dentro de la gravedad y pendientes de algún signo de evolución. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios