Provincia de Cádiz

Enoturismo para vender excelencia

  • La provincia lidera la exportación andaluza de vinos con 37 millones de euros en seis meses

Hace diez años, en concreto, en junio de 2006, el bodeguero Vicente Taberner abría en el término municipal de Arcos su proyecto más personal: Huerta de Albalá, una bodega que quería referenciar una manera de entender la excelencia en la producción de vinos. Hoy, tras 19 millones de euros de inversión privada a las espaldas, Huerta de Albalá exporta sus caldos tintos y blancos a nada menos que 35 países, lo que significa que la mitad de su producción termina en los mercados internacionales.

Esta bodega dibuja, junto a otras de la provincia, el peso que los vinos gaditanos tienen en el contexto andaluz. En el primer semestre de este año, de los 52 millones de euros que se han exportado en vinos, 37 de ellos corresponden a Cádiz. Eso significa un incremento de un 12% más de comercialización al exterior respecto al pasado año.

Con estos datos en la mano, el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Cádiz, Fernando López Gil, y el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, José Manuel Miranda, visitaron ayer Huerta de Albalá para conocer esta bodega arcense y escuchar las opiniones del sector del vino de cara a conformar una estrategia de desarrollo para impulsar el enoturismo como línea dentro de la Inversión Territorial Integrada (ITI) de Cádiz. También estuvo presente el alcalde de Arcos, Isidoro Gambín.

Así, el delegado de Agricultura avanzó que hay una partida de 6,8 millones de euros de fondos europeos para fomentar el turismo del vino en la provincia, de los que 300.000 euros llegarán a la Sierra. "Desde la Junta y con la ITI se está haciendo una apuesta por el enoturismo, que ponga en valor la cultura del vino. En este sentido, Huerta de Albalá entendió desde el primer momento que había que innovar y externalizarse", añadió Miranda. Por su parte, Vicente Taberner explicó que el enoturismo "funciona cuando hay una estructura que lo permita". A su entender, para que la unión de la cultura del vino y el turismo mariden hay que "generar zonas, tener los conceptos muy claros y apostar todos por lo mismo. No todo vale", apostilló. Al hilo de esto, López Gil abogó por escuchar al sector para que el documento que recoja esta estrategia se enriquezca. "Hay mucho por hacer. El vino tiene que ser una oferta complementaria para el turismo que llega a la provincia y hay que apostar por la innovación en el ámbito de la producción. Tiene que ser un proyecto global en el que vayamos todos a una", recalcó. "Apostamos por la reorientación del modelo productivo en la provincia y el del vino es uno de los sectores que figuran como estratégicos", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios