Provincia de Cádiz

Educación reubica a un centenar de niños por las mentiras de sus padres

  • La delegación ha detectado datos falsos con los que se acumulaban puntos en una docena de centros · Los casos en los que se falsificaron documentos irán a la Fiscalía

Hicieron trampas para que sus hijos entraran en los colegios con más nombre de la provincia y sus hijos han acabado en los centros más cercanos de sus verdaderos domicilios en los que aún quedaban plazas. La delegación de Educación terminó a principios de esta semana de reubicar a los niños a los que les habían quitado puntos por el fraude cometido por sus padres a la hora de declarar su residencia o sus verdaderos ingresos con el fin de acumular puntos que dieran acceso a una docena de los colegios en los que hay lista de espera para entrar.

La delegación de Educación aclara que nunca se han dado los datos pormenorizados del fraude en el acceso a los colegios, pero no niega que este año los casos detectados se han acercado al centenar, los que no son más que otros años. Algo más de la mitad de los casos se han producido en Cádiz y en Jerez.

"Educación no investiga de oficio -afirman desde la delegación provincial-, ya que se confía en que la documentación que aportan los padres es cierta. La actuación es a posteriori una vez que se presentan las denuncias de los padres afectados. Entonces se remite a la Policía, que es la que se encarga de verificar si el niño es merecedor de esos puntos y, posteriormente, se da audiencia a los padres para que presenten sus documentos. A continuación, se dicta la resolución. En el caso de perder puntos en el centro escogido, se pierde la plaza, aunque ni que decir tiene que el niño tiene garantizada la escolarización en el centro más cercano al verdadero domicilio de los padres".

La novedad de este año es que, como medida disuasoria para próximos años, la Consejería ha anunciado que acudirá a la Fiscalía a denunciar el fraude. Fuentes de la delegación matizan que esto no significa que el centenar de casos en los que se ha descubierto que los datos no eran ciertos vayan a acabar en la Fiscalía. Esto sólo sucederá en los casos más sangrantes, aquellos en los que se haya producido una falsificación de documentos, principalmente el de empadronamiento.

Aunque el fraude para conseguir plaza escolar se viene produciendo desde hace años, la determinación de los padres cuyos hijos se quedaban fuera de los centros deseados se ha vuelto mucho más sofisticada, al punto de contratar a detectives privados y abogados para recabar pruebas sobre los padres de los niños que sí que habían conseguido plaza. En algunos colegios, como pudiera ser la Compañía de María en Jerez, ha habido tanto celo en años anteriores por los que se quedaron fuera que este año no sólo no se ha producido ningún caso sospechoso de fraude, sino que ni siquiera ha habido lista de espera. Es un ejemplo de que estas prácticas están llamadas a su desaparición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios