Provincia de Cádiz

Ediles de oficio

  • ¿Qué pasaría si se aplicara la doctrina Cospedal en los ayuntamientos? Un repaso a algunos municipios de la provincia y las actividades de los concejales elegidos

¿Qué pasaría si los ediles de la provincia se acogieran a la doctrina Cospedal? ¿Qué pasaría con su fuente de ingresos si los concejales dejaran de serlo? Este es un pequeño repaso a cómo es la vida laboral en la política municipal más allá de la política.

Cádiz

Los concejales que tienen dedicación exclusiva han ido en aumento con respecto a los primeros mandatos. Salvo José Blas Fernández, Juan José Ortiz, Pablo Chaves y en parte Antonio Castillo, todos los demás tienen como sueldo su labor en el Ayuntamiento. Incluso cuenta con un jubilado en sus filas, Juan Antonio Guerrero. A algunos no se les conoce actividad laboral alguna, como Vicente Sánchez y Carmen Sánchez. La alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez, no cobra como alcaldesa, sino como diputada. De su vida laboral sólo se conoce que estuvo unos años en Venezuela en los negocios que mantenía con su marido. El número dos, José Blas Fernández, mantiene su actividad privada con un despacho de graduado social. El teniente de alcalde Ignacio Romaní tiene una excedencia de la Universidad de Cartagena, donde estaba en el departamento de Recursos Humanos. Otra de las tenientes de alcaldesa, Mercedes Colombo, tiene una excedencia de Unicaja. También hay un exfutbolista que llegó a jugar con el Cádiz en Primera División, Alejandro Varela, y un portero de finca, Jesus Tey. En ambos casos, cuentan con la dedicación exclusiva. En la oposición, el recientemente elegido portavoz del PSOE, Fran González, no tiene una profesión definida. Es asesor del Grupo Socialista en la Diputación. El portavoz de IU trabaja en el Servicio de Drogodependencias de la Diputación, pero ganó la oposición de electricista.

Jerez

Ocho de los 27 concejales que conforman la Corporación no perciben retribución, si bien cuatro de ellos trabajan como personal de la Junta y otro, Pedro Pacheco (Foro Ciudadano), percibe una pensión de prejubilado como abogado de la antigua Cajasol. Del grupo municipal del PSOE, Pilar Sánchez, Francisco Lebrero y Juan Pedro Crisol trabajan en la Junta como orientadora, profesor, y técnico en la Delegación de Agricultura, respectivamente. Ainhoa Gil se encuentra en  desempleo, mientras que la 'liberada' socialista es Miriam Alconchel, que como el resto de ediles ingresa 47.000 euros brutos al año. En el caso del Foro Ciudadano, José Ramón Alonso es director de un centro de día de mayores y Rocío Montero es la liberada del grupo municipal, aunque es trabajadora del Ayuntamiento en excedencia. El cuarto integrante del Foro es José López, que percibe su sueldo como asesor del grupo de Diputación. Por último, IU cuenta con Joaquín del Valle, concejal 'liberado' que es funcionario del Ayuntamiento en excedencia. Aroa Lobo y José Carlos Sánchez están en desempleo. Del gobierno municipal, los 15 concejales perciben salario, si bien tres de ellos lo hacen como concejales y no como delegados, por lo que Agustín Muñoz, Antonio Montero y María José Rúa ingresan 47.000 euros brutos anuales. La alcaldesa, María José García-Pelayo, cobra como senadora, mientras que Antonio Saldaña y Bernardo Villar son retribuidos como diputados provinciales. Otro concejal popular que no cobra del Ayuntamiento es Enrique Espinosa, jubilado, mientras que Francisco Cáliz cobra el 50% de su sueldo de delegado y Antonio Real el 85%. El primero tiene una gestoría y el segundo es directivo de Hoteles Andaluces con Encanto (Hace). 

Sanlúcar

La mitad de los ediles gobernantes  son funcionarios, mayoritariamente docentes. La otra mitad no dispone de un empleo estable. Ocho concejales cuentan con dedicación exclusiva para la gestión municipal y están mejor retribuidos; los cuatro restantes coinciden con los que comparten su labor política con otros trabajos. En la oposición no cobran sueldo del Ayuntamiento. El portavoz de IU, Rafael Terán, gana casi tres veces menos que en su trabajo como economista de la Administración local. Terán cobraba como técnico municipal unos 3.000 euros netos mensuales, mientras que ahora percibe 910 euros de la organización provincial de IU, además de 350 euros del Consistorio por sus trienios. Terán reflexiona que "si los sueldos son bajos, no habrá gente de prestigio en la política. Quienes tenemos un cierto nivel retributivo debemos tenerlo garantizado porque si no sólo se dedicarán a la política los ricos y los vividores".

arcos

 

Si cundiera el ejemplo de María Dolores de Cospedal, y se eliminaran de un plumazo las retribuciones a los concejales del equipo de gobierno de Arcos, sólo dos de ellos se verían abocados a enfilar las listas del paro al día siguiente. La mayoría de los 14 concejales que forman parte del gobierno local integrado por PP-AI-Pro han pedido excedencia en la administración pública y en empresas privadas para poder dedicarse a la política municipal. Por ejemplo, es el caso del actual alcalde de la localidad, José Luis Núñez (PP), de profesión periodista, que pidió excedencia en una empresa privada para poder asumir su cargo, y del teniente de alcalde, Manuel Erdozain (AI-Pro), que hizo lo propio por ser profesor de instituto. Erdozain encabeza el pelotón de funcionarios, ya que son siete de los 14 ediles con cargos de gobierno. La mayoría de ellos son maestros en activo. Además, una edil cuenta con empresa propia y otro más es un jubilado.

El Puerto

En El Puerto varios son los que siempre han vivido de la política, sin que se les conozca otra ocupación laboral. Por ejemplo, el alcalde, Enrique Moresco, es licenciado en Derecho pero nunca ha ejercido esa profesión, ya que entró en política muy joven, de la mano de Independientes Portuenses, y ha desempeñado el cargo de concejal hasta ahora con un breve paréntesis entre su marcha de IP y su llegada a la Alcaldía con los populares. Lo mismo ocurre con el líder del PA en la ciudad, Antonio Jesús Ruiz, a quien no se le conoce otro trabajo previo a su entrada en política, desempeñando primero en cargos en el partido y después ya como concejal. Del resto de los ediles del equipo de gobierno, Leocadia Benavente y Diego Muñoz ejercían profesiones liberales antes de su llegada al Ayuntamiento (ambos son abogados), Alfonso Candón (concejal y diputado nacional) mantiene abierta una gestoría y Millán Alegre es propietario de una zapatería, aunque está a punto de cerrarla. A Patricia Ybarra no se le conoce ocupación previa a la política y tanto Mariola Tocino como Raúl Capdevila y Marta Rodríguez han tenido empresas antes de entrar como concejales. Francisco Aguilar es funcionario de prisiones en excedencia y Damián Bornes trabajaba en la multinacional Oetiker. Del resto de los ediles andalucistas, Jesús González Beltrán es el único concejal del Ayuntamiento portuense que no percibe un salario de las arcas municipales, ya que sigue ejerciendo su labor como profesor en la Universidad de Cádiz. Carlos Coronado regenta una academia de esgrima. 

Chiclana

La mayoría de concejales del PP y del Partido Vecinal Regionalista (PVRE) que conforma el equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Chiclana han pedido una excedencia para desarrollar su labor como edil o volverían a sus puestos de trabajo en empresas familiares si se suprimieran los sueldos por los cargos que ostentan en el Consistorio. Este último es el caso del alcalde, Ernesto Marín (PP), quien retornaría a su empresa Muñecas Marín, al igual que las dos concejalas del PVRE, que tendrían cabida en negocios regentados por sus familas. De los 13 concejales que intengran el gobierno municipal tan sólo uno del PP se encontraría en paro, mientras que el primer teniente de alcalde retomaría su trabajo de funcionario en la Armada.  Los delegados municipales del PP y el PVRE disponen de un sueldo mensual que ronda los 3.000 euros brutos. Por su parte, el portavoz del PSOE ejerce y cobra de diputado provincial y tiene su plaza asegurada como profesor en un instituto chiclanero, mientras que la representante de IU, sin empleo, ocupa en la actualidad un cargo en la Junta merced al pacto con el PSOE en el Gobierno andaluz.

La Janda

En la Janda, los municipios de Barbate y Conil, con 21 concejales en cada Corporación, son los que mayor número de ediles liberados poseen. Así, en Barbate, hay nueve concejales liberados de los diez, más el alcalde Rafael Quirós, que forman el equipo de gobierno socialista. De ellos, siete se encuentran en excedencia, o pueden volver al empleo que mantenían antes de su incorporación a la vida política local en dedicación exclusiva y dos irían al paro si dejasen de ser concejales. Al igual que muchas otras corporaciones no recibirán paga extra esta próxima Navidad, y en la actualidad se llevan a sus bolsillos una media de 1.400 euros netos al mes. En Conil son siete los concejales liberados, de los nueve que conforman el equipo de gobierno de Izquierda Unida que encabeza Juan Bermúdez. En excedencia se encuentran cuatro ediles, y otros tres se quedarían sin empleo si dejasen de ser concejal. Sus sueldos oscilan entre los 1.200 euros al mes, para la nómina más baja, mientras que otros pueden superar los 2.000 euros, ya que vienen a cobrar lo mismo que percibían en el puesto de empleo que ocupaban con anterioridad a su incorporación a la vida pública. Algunos de ellos son profesores. En municipios más pequeños como Medina, cuya Corporación la componen 17 ediles, IU, que ostenta mayoría, tiene cinco concejales en nómina de los ocho que gobiernan junto al alcalde, Manuel Fernando Macias. En Vejer, son cuatro los liberados de los nueve que forman el equipo de gobierno popular, con José Ortiz, el alcalde, al frente.

Puerto Real

En el equipo de Gobierno de Puerto Real sólo uno de sus doce integrantes engrosaría las listas del paro si abandonara en estos momentos la política. Se trata de Elena Arellano, que abandonó su trabajo de dependienta para asumir la Delegación de Juventud. El resto de concejales compaginan sus trabajos con la labor de edil o han pedido excedencia en sus puestos de trabajo. Salvo Rafaela Castillo, empresaria, que regresaría al frente de su comañía Limpieza Falimp. De los liberados con dedicación plena, la alcaldesa, Maribel Peinado, es profesora con plaza en un centro de la Villa; Juan Carlos Martínez es jefe de planta de Altadis; Manuel Izco era profesor en un centro de adultos y director de un taller de empleo; Flores Domínguez es profesora. Por su parte, Fernando Boy trabajó en  Delphi; Francisco Javier Saldaña es prejubilado; y José Antonio Ayuso compagina la labor en el Ayuntamiento con su trabajo como profesor de la UCA, lo mismo que hace Francisco Javier Traverso como inspector de Educación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios