DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia de Cádiz

"Dale recuerdos a Petra cuando la veas"

  • Anne Hidalgo habla español con un marcado acento gaditano, recuerda sus juegos entre salinas y lamenta no poder volver muchos días este año.

Anne Hidalgo recibe al periodista con los brazos muy abiertos, una sonrisa amplia y los ojos brillantes del que se encuentra con su paisano y, seguro, con su paisaje. Dos besos y un 'qué tal' franco, una pregunta obligada por el viaje y una invitación a pasar a su enorme despacho, del que asegura que es el más grande de la República Francesa "mucho más que el del presidente".

Habla con un marcado acento andaluz afrancesado y por momentos emplea expresiones que en otro contexto podrían pasar por incorrecciones pero que aquí adquieren el carácter de idioma materno, como los numerosos asín con los que adorna sus respuestas. Enseña orgullosa al visitante los detalles que demuestran que no estamos en un sitio cualquiera, y nos acercamos a un ventanal lleno de significado: "Desde aquí, subido al pretil y sujetado por las piernas por sus ayudantes, habló el general De Gaulle a los parisinos con aquellas famosas palabras 'París ultrajada, París liberada por los parisinos...' Y con la misma ilusión nos dirige al rincón opuesto, donde en un atril luce uno de los símbolos de la Ciudad de la Luz, la famosa foto El beso de Robert Doisneau. "Esta es la original -revela-, la familia de Doisneau ha querido que permanezca aquí".

Y el recorrido acaba en un escritorio en el que la alcaldesa isleña de París expone sus recuerdos más personales, con fotos de su familia, con los Reyes españoles y "!aquí está!, la caricatura que me regalasteis en el Diario". Naturalmente, es obligada una foto con el dibujo que el 'doctor Florencio' hizo expresamente para ella hace dos años.

La conversación deriva hacia los recuerdos de la niñez cañaílla de la entonces llamada Ana: "Cuando salimos de San Fernando para Francia yo era muy chica, dos años y medio, pero luego hemos vuelto muchas veces a aquella casa en la esquina de la calle Dolores con San Marcos, en el Zaporito, y recuerdo los días enteros de juego por los muros, entre los caños de las salinas, que teníamos que hacerlo a escondidas de mis padres, que no nos dejaban, claro, porque era muy peligroso. Y nos íbamos a coger cangrejos, ja, ja, recuerdo que un hasta nos fuimos a venderlos a la puerta de la Plaza, y se enteró mi padre, y no veas..."

El periodista le cuenta que él nació en la misma calle, en la esquina de más para arriba tres años antes, y que no sería extraño que se hubieran cruzado desconocidamente en aquellos años de zócalos y adoquines. "Ah, pues a lo mejor, yo jugaba mucho con Petra -dice la alcaldesa-". "Claro, Petra, la hija de Diego el conileño, el que tenía la tienda en la esquina -contesta el entrevistador-". "¡Ella misma! es muy amiga mía, dale recuerdos cuando vuelvas", ríe. Por si acaso, quedan dados desde aquí.

Hidalgo ha vuelto muchísimas veces a San Fernando desde aquel lejano 1962 en que sus padres marcharon como emigrantes a Lyon, pero lamenta: "Este año va a ser un poco más difícil. Voy a intentarlo porque están mis padres en Chiclana. Pero estamos empezando a poner la máquina en marcha (es alcaldesa sólo desde abril pasado), y además estamos metidos en la celebración de los 70 años de la liberación de París, que es un momento muy importante. Así que haré dos o tres ida y vuelta".

Suspira cuando se le pregunta qué busca cuando vuelve a su tierra: "¡Tranquilidad! La familia, el sol. Cuando voy busco el sol, la luz, los perfumes, y siempre lo digo, el pescaíto frito, eso de estar por las noches tranquiiilo, dejar que el tiempo pase sin pensar que tengo que levantarme a hacer esto y lo otro. Cuando voy paso mucho tiempo con mis padres sobre todo, mis hijos, mi marido, y leo musho, musho, y nado…".

Se aviene a comparar entre París y Cádiz: "Yo creo que allí hay otro ambiente, aunque la crisis sea bastante fuerte, lo veo en Cádiz, Chiclana, San Fernando, pero veo un optimismo, no sé si se puede llamar así, pero vamos, la gente no está en este pesimismo de aquí, que es algo que pesa mucho. Pero el ambiente que yo encuentro allí es más suave, más abierto, con más solidaridad de las familias. Y mucha dignidad de la gente, pese a la crisis tan fuerte. Y lo mejor de aquí, seguramente, esta abertura a todas las influencias y el haber dado oportunidades a la gente, a través de la escuela pública republicana, como me pasó a mí".

Mientras, Anne Hidalgo se cura la nostalgia con sus amistades españoles, como su paisana Sara Baras: "¡Sííí! con Sara Baras, cuando viene aquí yo me apunto", y resalta el éxito que tiene en el público parisino. Y cuenta sus encuentros con Rossy de Palma, con la que va siempre a "tomar tapitas" a su restaurante favorito, el Bellota Bellota. "Vive usted en París, curiosamente, cerca de la Rue (calle) de Cadix", le señalamos, y le aflora otra vez su amplia sonrisa: "Sííí, en el distrito XV, no muy lejos de donde vivo, y cuando paso por allí siempre digo 'ayyy, esa es mi calle...'. ¿Y para cuándo ponemos una calle San Fernando? "Aaah, ja, ja, bueeeno, no, por ahora no lo haré, porque si no sería algo polémico...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios