Provincia de Cádiz

Cádiz ya supera a Sevilla en metros cuadrados de grandes superficies

  • Con 27 centros comerciales, ya supera los 590.000 metros, con uno de cada tres localizados en Jerez · Mientras, el comercio tradicional sufre una sangría de cierres

 Los 15.000 metros cuadrados que la semana pasada se añadieron al macroespacio comercial que rodean en Jerez a la multinacional del mueble Ikea han hecho que la provincia de Cádiz ya supere a la de Sevilla en superficie dedicada a grandes comercios, en la mayoría de los casos franquicias. Ahora mismo, la provincia tiene, repartidos en 27 centros comerciales, una superficie total de 591.000 metros cuadrados, frente a los 590.000 de Sevilla y aún lejos de la provincia líder en este sector, Málaga, que supera los 700.000 teniendo, sin embargo, menos centros comerciales, 26. Las diferencias con las otras provincias ya son abismales. En el cuarto puesto del ranking hay que buscar a Granada con apenas 160.200 metros cuadrados en sus ocho centros comerciales, que son los que tiene, por sí sola, Jerez. 

Jerez es el gran motor de la concentración comercial de las grandes cadenas de de la distribución en la provincia. Con 222.000 metros cuadrados y algo más de 200.000 habitantes tiene más superficie que Sevilla, que no alcanza los 200.000 metros con poco más de 700.000 habitantes. El crecimiento de las grandes superficies al calor de la planificación de la pieza de Ikea, Área Sur y Luz Shopping, proyectada en los años de bonanza, es de un 266% en la última década y de un 559% en los últimos quince años. En 2002 Jerez tenía 56.738 metros cuadrados dedicados a centros comerciales y en 1997 apenas se contabilizan 31.476 metros. 

 

Esto hace que en la provincia de Cádiz la oferta del comercio de gran superficie sea mayor que en comunidades autonómicas enteras, y no comunidades autónomas pequeñas, precisamente. La provincia supera en superficie a Castilla-León, Castilla-La Mancha o Aragón, según se desprende del último informe económico anual que elabora La Caixa.

 

El reparto dentro de la provincia, además, es desigual. La concentración en Jerez de gran parte de la oferta comercial y de ocio se basa en el consumo potencial de la Bahía, que tiene sus segundos núcleos comerciales en San Fernando, con Bahía Sur, en Sanlúcar, y El Puerto, que suman entre los tres los 212.000 metros que ya tiene Jerez por sí solo. Cádiz, por sus condiciones de espacio, apenas aporta, con 2.000 testimoniales metros cuadrados y el Campo de Gibraltar, con una importante población, suma 130.000 en sus centros comerciales de Algeciras, Los Barrios y La Línea.

 

Esta enorme oferta ha repercutido directamente en el comercio tradicional, que ha sufrido una sangría desde el arranque de la crisis, en 2008. Las estimaciones apuntan a que la provincia de Cádiz, con los datos de 2012 del INE, ha perdido uno de los cada cuatro comercios pequeños  que cerraron en  Andalucía en este periodo. Y no han sido pocos, 30.000 desde el año 2007. 

 

José Luis Ferrer, secretario general de la federación de comerciantes de la provincia, alerta de que se está produciendo en la provincia un "desequilibrio", en el que, considera, los que más pueden salir perdiendo son los consumidores. "Nos podemos ver en el mismo escenario de las distribuidoras de combustible, que se han transformado en un oligopolio, con los que las variaciones en los precios son mínimos".  Recuerda que en sus planteamientos están de acuerdo no ya sindicatos, asociaciones de consumidores y los propios comerciantes, sino "inclsuo algunas cadenas de distribución porque ya se están haciendo la competencia entre ellos mismos, entre los centros comerciales".

 

Ferrer defiende un modelo en el que la gran superficie tiene su sitio, pero "con equilibrio. Lo que está sucediendo en Jerez es un desarrollo extemporáneo, planificado en otra época. Ahora no se haría así". Pero lo cierto es que está perjudicando al comercio tradicional, que no tiene armas para combatir esas concentracionesen centros comerciales "artificiales, que son iguales aquí que en Asia o América".

 

Ferrer defiende un modelo de comercio más atractivo para el turismo como son "los centros comerciales abiertos, en los centros de las ciudades, donde al tiempo que hay comercios, hay hostelería tradicional y cultura. Ningún turista viaja para meterse en un Ikea. Si el desequilibrio ahoga al comerciante tradicional, los centros se empobrecen y redundan en la uindustria del turismo".  

 

Siguiendo el estudio de La Caixa, en el comercio tradicional se produce una variación en las posiciones por provincias. Sevilla, con menos metros de grandes superficies por habitante, es la provincia con un mayor número de establecimientos de este tipo. Suma 280.000 metros en sus más de 8.000 comercios. Málaga, primera en grandes superficies, pasa al tercer puesto en el comercio tradicional con 172.000 metros en sus 6.040 . Cádiz ocupa la segunda posición en número de establecimientos con 6.060 -superaba los 7.000 hace dos años-, si bien son más pequeños que los de Málaga, ya que tiene una menor superficie dedicada a esta actividad, 125.000 metros. Es decir por cada metro cuadrado de comercio tradicional en la provincia hay cinco metros cuadrados dedicado a una gran superficie, mientras que Sevilla cuenta con uno de cada dos. 

 

El informe de La Caixa analiza incluso los mercadillos, que también arroja datos interesantes. Como es lógico, por población, Sevilla y Málaga están a la cabeza, casi empatados, con 625 y 624 respectivamente, pero aquí ya no aparece Cádiz en tercera posición con sus 451 mercadillos contabilizados, sino que es superada, con un mayor número de municipios, por Granada, que tiene 479.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios