Provincia de Cádiz

Borrell no satisface a los alcaldes, que exigen medidas en la comarca

  • Los regidores, decepcionados después de reunirse en Madrid con el ministro de Exteriores por la falta de concreción de un plan integral que el Gobierno anunció hace tres meses

Insatisfechos. Así acabaron los alcaldes del Campo de Gibraltar su reunión ayer en Madrid con el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, al que censuraron con un tono más o menos agrio la falta de madurez del reclamadísimo plan integral para la comarca. Los regidores recibieron mucha información sobre las negociaciones para la salida del Reino Unido, y por tanto de Gibraltar, de la Unión Europea, pero ninguna medida concreta que ayude a la comarca a salir de su crisis. Hace tres meses que el Ejecutivo anunció el plan integral.

El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, afirmó que la prioridad en todas las negociaciones deben ser los derechos de los trabajadores españoles que a diario tienen que cruzar la Verja para trabajar. Por ello subrayó que hay que aprovechar el Brexit como una oportunidad para que todas las administraciones trabajen coordinadamente para pedir al Gobierno que invierta en la comarca, independientemente de lo que suceda en la negociaciones de la salida, porque así se creará riqueza y empleo en nuestra tierra. "El encuentro ha sido muy intenso en cuanto a valorar el Brexit, pero no ha sido nada concreto de cara a la planificación de un proyecto especial para el Campo de Gibraltar", criticó Landaluce.

Juan Franco, alcalde de La Línea, tampoco salió satisfecho. "Contento no estoy. El ministro ha tenido un buen talante y nos ha escuchado. Se nos ha facilitado una información exhaustiva del estado en el que se encuentran las negociaciones con el Reino Unido, pero lo que llevamos demandando para la zona, un plan especial con incidencia en La Línea, no se ha hablado ni media palabra. Lo único positivo es que se han asignado los trabajos a un departamento del Gobierno y espero que en breve empecemos a ver resultados", dijo.

El alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, planteó a Borrell que se impulse desde el Gobierno las facilidades para la creación de sociedades mixtas con gibraltareños y que se radiquen en el Campo de Gibraltar. También reclamó que se redacte ya el Plan Integral para el Campo de Gibraltar y se le dote de presupuesto el próximo año. "Es básico que los próximos presupuestos General del Estado para 2019 contengan un programa de gasto específico para el Campo de Gibraltar, una población de 300.000 habitantes que tiene un 32% de desempleo".

Jorge Romero, alcalde de Los Barrios, también se mostró insatisfecho. "Lamentablemente nos venimos con desilusión porque esperábamos recibir medidas concretas que vengan a paliar nuestra situación y el desequilibrio que existe entre nuestra comarca y Gibraltar. Hemos recibido información sobre la negociación del Brexit, pero si no hay acuerdo no hay plan B para que la comarca no sufra las posibles consecuencias negativas. Es la tercera vez que nos reunimos con un ministro distinto y cada vez tenemos que explicar la situación".

El alcalde de Castellar, Juan Casanova, Juan Casanova, salió directamente "decepcionado". "Nos han informado del punto en el que se encuentran las negociaciones del Brexit, pero nada de nada sobre medidas concretas que nos ayuden a generar riqueza y empleo", dijo. "El único punto positivo para Castellar es que mi propuesta de gestión conjunta (Ministerio/Ayuntamiento) ha sido bien vista por el Ministro y se lo va a trasladar a la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribero. Ha sido una reunión para no recordar", concluyó.

El alcalde de Jimena, Fran Gómez, tampoco se fue contento. "Dicen que la cara es el espejo del alma, otra vez nos vamos con expectativas, sin realidades. El trato muy cordial y agradable, la información sobre la actualidad de la negociación del Brexit completa, pero de las medidas que van a tomar para el Campo de Gibraltar, haya Brexit duro o blando, nada de nada, ni Europa, ni nadie", manifestó. "La llegada en metro a Atocha se ha hecho interminable porque las ilusiones se quedaron en el camino de ida. Llevamos dos años y pico y tres ministros de Exteriores, y seguimos esperando soluciones. Seguiremos a la espera de que las potencialidades se conviertan en realidades", finalizó.

El ministro de Exteriores destacó que la reunión con los regidores perseguía trasladar a los máximos responsables de los municipios del Campo de Gibraltar la situación de las negociaciones sobre el Brexit y las implicaciones para el Peñón y su entorno "tras las reuniones de carácter técnico que están en marcha entre España y Reino Unido".

En un comunicado, explicó que se han llevado a cabo seis reuniones de carácter técnico con autoridades británicas y que con ellas "el Gobierno también persigue paliar los desequilibrios socio-económicos existentes en la actualidad entre Gibraltar y el Campo".

Asimismo, reafirmó "la voluntad del Gobierno" por poner en marcha, en coordinación con la Junta de Andalucía, "un plan de acción de carácter integral que dé respuesta a las necesidades del Campo de Gibraltar, con independencia del resultado de las negociaciones del Brexit".

Por la mañana, había recalcado que tras el Brexit "la Verja no se va a cerrar" y que el objetivo del Gobierno es intentar que "los derechos de los españoles estén mejor garantizados". Borrell mencionó asuntos como "que se resuelvan las disputas de las aguas territoriales" y "que la gestión el aeropuerto se haga de manera que su Gobierno tenga algo que decir porque está en territorio no cedido" por España en el Tratado de Utrecht, o que no haya contrabando.

Todo esto lo expresó en un coloquio en el Club Siglo XXI, antes de reunirse con los alcaldes para explicarles cómo va la negociación para que el acuerdo de retirada se aplique a Gibraltar. Además, admitió que su optimismo es algo que "fluctúa". "En toda negociación hay tiras y aflojas". También reiteró que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le dejó claro al negociador europeo que no quiere que Gibraltar sea un escollo para alcanzar un acuerdo global.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios