El caso de los ere La investigación en la provincia

En La Barca certifican que la ayuda se destinó a la feria de muestras

  • El alcalde cree que si hay algún fallo "es en Sevilla" · El exdecano Ignacio Vergara dice que la juez Alaya pide "simplemente una factura por un trabajo profesional"

La juez Alaya, instructora del escándalo conocido como el 'caso de los ERE', está investigando con lupa toda subvención, ayuda o expediente de regulación de empleo que contara con ayudas de la Junta de Andalucía en los últimos diez años. La solicitud de datos formalizada por la magistrada sevillana en torno a las subvenciones liberadas por la Consejería de Empleo al Ayuntamiento de La Barca para la celebración de una feria de muestras en 2004 no cogió por sorpresa al alcalde del Ayuntamiento pedáneo de Jerez, el popular Alejandro López Valenzuela, quien reconocía ayer que hacía varios días que habían tenido constancia de la solicitud de información realizada por Alaya. La colaboración del Ayuntamiento de La Barca con la jueza será "total", dijo Alejandro López.

La subvención investigada fue la entrega de 18.000 euros para la celebración de la referida feria de muestras de la localidad. "Por las noticias que tengo aquí en el Ayuntamiento esa subvención se contabilizó como dinero de la feria. Al parecer, según se comenta, el problema radica en que quienes enviaron ese dinero lo fiscalizaron para un expediente de regulación".

Para López, "todo indica que en este caso cada cual deberé cargar con su responsabilidad. El dinero público debe ser gestionado lo mejor posible, sin que haya ilegalidades de ningún tipo". Para el alcalde barqueño, la aparición del pueblo en el 'caso de los ERE' no es precisamente una buena publicidad.

Por su parte, el ex alcalde de La Barca Roque Valenzuela aseguró ayer que dicha subvención fue destinada a la feria de muestras y que como tal fue debidamente justificada ante la Junta. "Los pueblos pequeños sobrevivimos gracias a las subvenciones de la Junta de Andalucía y de las diputaciones". Valenzuela confirmó a este periódico que "en estos años hemos pedido cientos y cientos de subvenciones". Tanto es así que había personal cuyo principal trabajo era localizar y tramitar subvenciones para el pueblo. "Si hay una línea de subvención tú presentas tu solicitud, te la conceden, la justificas y punto".

La feria de muestras de La Barca fue un evento que pretendió vender de forma bienal el trabajo del pueblo, de sus artesanos y sus gentes "con la ayuda de un grupo de barqueños competentes", recuerda Valenzuela. "Pues esa subvención fue una de ellas. Salió en el boletín y se presentaron los papeles".

Valenzuela recuerda el importantísimo papel que las subvenciones tienen en una localidad como La Barca. "Con el dinero corriente sólo teníamos para los gastos más esenciales. Sin subvenciones no hacemos nada. En mi época como alcalde pedimos subvenciones, por ejemplo, para inserción laboral, malos tratos, cursos de formación...".

Valenzuela desconoce las razones por las que la jueza Alaya solicita datos de estas subvenciones, si bien señala que "ya no entro si se trata de un error humano o de un fallo. Lo único que llego a entender es que todo este dinero debe estar perfectamente contabilizado".

Otro jerezano que ayer se vio relacionado a su pesar y de forma completamente circunstancial e indirecta con el 'caso de los ERE' fue el ex decano del Ilustre Colegio de Abogados de Jerez Ignacio Vergara Ivison. El reconocido abogado reconocía ayer que "hasta poco dinero le cobré a la Junta para el trabajo que me dio este asunto". Se refiere el veterano letrado a la suspensión de pagos de la Fábrica de San Carlos, sita en la vecina localidad de San Fernando, "la cual fue vendida y los trabajadores indemnizados en 2001. Ciertamente fue un trabajo tremendo".

Como ayer se supo, la juez Alaya ha solicitado a la Junta que le remita copia compulsada e íntegra del contrato de servicio y la factura (por importe de 150.000 euros). "Se trata simplemente de una factura más a cuenta del trabajo profesional. No tiene más importancia. De él recuerdo, además del intenso trabajo, que tardé mucho en cobrarlo. Sí, ciertamente creo que me quedé corto en el precio", comentó de forma jocosa el ex decano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios