Provincia de Cádiz

El Ayuntamiento portuense califica de "acierto" laapertura parcial del centro

  • El dispositivo para dejar pasar a las motos por La Ribera se tuvo que cerrar durante una hora debido a la gran afluencia de público

El Ayuntamiento de El Puerto ha valorado como un "acierto" la apertura parcial a las motos del centro urbano, que durante años ha permanecido acotado en cumplimiento de varias sentencias judiciales, y que en esta edición del Gran Premio de España de Motociclismo se ha reabierto de forma controlada para dejar pasar a los motoristas, hasta las doce de la noche. El concejal de Policía Local, Carlos Coronado, ha expresado su "satisfacción por el éxito del dispositivo especial de tráfico y seguridad", en el que ha participado toda la plantilla de Policía Local (144 agentes), 120 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, y 25 vigilantes privados de la empresa Prosetecnisa. "Los cuerpos de seguridad han sido pieza clave para el buen funcionamiento del dispositivo y que todo sucediera en orden a lo previsto", manifestó el concejal, que valoró "el gran ambiente, sin que se hayan ocasionado demasiado ruidos, molestias ni incidentes graves".

La afluencia de visitantes ha sido mayor que en años anteriores, registrándose durante la jornada del sábado un lleno total en los aparcamientos habilitados para las motocicletas (Pozos Dulces rondó el 100%), por lo que algunos moteros usaron como improvisado estacionamiento los anexos de la plaza del Castillo. El ambiente ha oscilado de nuevo hacia la Ribera del Marisco y Micaela Aramburu, donde se habilitó el carril de paso para que las motos accedieran a los estacionamientos de La Bajamar, y donde los aficionados, desde detrás de las vallas, daban la bienvenida a los recién llegados, que respondían con algunos acelerones. Las terrazas de la avenida se llenaron de público, al igual que toda la zona centro de la ciudad. El sábado, día grande de la motorada, transcurrió sin incidentes, registrándose en El Puerto una mayor presencia de público que el viernes. La afluencia fue tal que a las ocho de la tarde la Policía Local decidió interrumpir la circulación por la Ribera del Marisco, debido a la saturación de motos, una situación que se prolongó durante algo más de una hora, reabriéndose de nuevo al tráfico una vez normalizada. Ya sobre las doce de la noche y en cumplimiento del bando de Alcaldía el tráfico quedó cerrado de manera definitiva, como se ha venido haciendo durante todo el puente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios