Provincia de Cádiz

Arden 20 hectáreas de matorral en la Sierra del Arca, en San Roque

  • La Guardia Civil desaloja a 150 personas del camping cercano de La Casita, ubicado en la N-340 · Cinco helicópteros y tres aviones participan en la extinción

Un incendio arrasó ayer 20 hectáreas de matorral en la zona de La Alcaidesa y Sierra del Arca, según informaron a este periódico fuentes de la delegación de Medio Ambiente de Cádiz. El fuego, que se declaró estabilizado a las 20:30 horas, comenzó a las 15:14 horas; cuando un retén y las torres de vigilancia del propio organismo provincia avistaron el humo y dieron el aviso al 112. Un factor que resultó clave a la hora de adoptar las medidas oportunas para comenzar las labores de extinción; ya que, tal y como declararon desde Medio Ambiente, el trabajo para acabar con las llamas se iniciaron inmediatamente. De hecho, efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos, que también se sumaron a las tareas, a las 15:17 horas ya se encontraban de camino al lugar de los hechos.

Desde la delegación provincial advirtieron que el incendio comenzó en la finca La Doctora. El viento de poniente que soplaba ayer, con una fuerza de 40 kilómetros por hora, facilitó su extensión por las zonas aledañas. Una situación que provocó que Medio Ambiente pusiera en marcha un amplio dispositivo de extinción, con el objetivo de evitar que las llamas alcanzaran núcleos poblacionales. "Debe destacarse la gran cantidad de medios y efectivos que se emplearon en las labores desarrolladas", explicó la delegada del área, Silvia López, quien concretó que estas actuaciones tenían como finalidad impedir que el fuego se dirigiera hacia El Albarracín, la autovía, el San Roque Campo Golf y hacia Sotogrande. "Aunque, finalmente, se quedó muy lejos", apostilló la representante de la administración regional.

De esta forma, el Infoca puso en marcha un dispositivo compuesto por 70 personas, siete retenes, dos camiones autobombas (con una capacidad para contener 4.000 litros), una nodriza (de 11.000 litros) y 8 medios aéreos -2 helicópteros pesados y tres ligeros; y dos aviones anfibio y uno de coordinación-.

Además, según señalaron el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, y el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Ordóñez, a las actuaciones llevadas a cabo también se sumaron miembros del Consorcio Provincial de Bomberos, Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil y un grupo de voluntarios.

Por su parte, como medida preventiva, la Guardia Civil decidió desalojar a unas 150 personas que se encontraban alojadas en el camping La Casita, ubicado en el kilómetro 126 de la carretera N-340. Y, según informaron desde la instalación, los clientes salieron de ésta por el humo que el viento de poniente llevaba hasta el complejo.

Paralelamente, Medio Ambiente afirmó que a lo largo de la tarde el incendio evolucionó favorablemente y que, pasadas las 20:30 horas, un equipo trabajaba ya "rematando los puntos calientes". Para dicha tarea, los efectivos utilizaron una máquina especial denominada bulldog, que asegura que las llamas no se reaviven en las zonas donde ya se extinguieron. Además, desde la delegación provincial, señalaron que los helicópteros continuaron con su labor hasta el ocaso.

A su vez, tres agentes de las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) comenzaron las labores oportunas para averiguar las causas físicas que originaron el incendio. A fecha de cierre de esta edición, no se descartaba ninguna hipótesis y, según explicaron desde Medio Ambiente, aún habrá que esperar un par de días para conocer el resultado de las investigaciones de este equipo.

Este es el primer incendio que sufre el Campo de Gibraltar desde que comenzara la etapa estival. Además, la zona donde comenzó el incendio según las administraciones, la finca La Doctora, ya sufrió también el pasado verano otro fuego. En aquella ocasión, ocurrió durante la madrugada del 25 de agosto, cuando las llamas acabaron con 26 hectáreas de pasto y matorral, tanto en dicho enclave como en El Albarracín. Entonces, participaron en las actuaciones 6 técnicos y 36 especialistas en labores de extinción, apoyados por dos vehículos de autobomba, un avión y cuatro helicópteros -uno de ellos perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente-. El incendio se inició a las 23:13 horas del 24 de agosto, pero el equipo de la lucha contra incendios no logró estabilizarlo hasta pasadas las 15:00 horas del día siguiente.

En este sentido, las autoridades consideran que actualmente transcurre la temporada de riesgo alto (del 1 de junio al 15 de octubre) y, por lo tanto, recuerdan que está totalmente prohibido encender fuego en el monte. Una medida adoptada por las administraciones porque en zonas de fuertes vientos, como el Campo de Gibraltar, pueden provocar una propagación muy rápida de las llamas. Del mismo modo, Medio Ambiente subraya que provocar un incendio forestal es un delito tipificado en el Código Penal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios