Provincia de Cádiz

Un vecino de Arcos resulta herido por la deflagración de una bombona en su casa

  • El Juzgado local abre una investigación para determinar las causas de este siniestro

Un vecino de Arcos resultó ayer herido por la deflagración de una bombona en el interior de su domicilio, en la calle Nazaríes,  en el barrio del Cómpeta, de esta localidad serrana. El hombre, que supera la treintena de años, sufrió quemaduras en parte de su cuerpo a consecuencia de la deflagración del gas de la bombona de butano, que manipulaba en ese momento. Ante la gravedad de las heridas, tuvo que ser trasladado al hospital de Jerez, donde recibió asistencia. En el momento del suceso,  sobre las cuatro de la madrugada, el joven se encontraba en esta vivienda con otros miembros de la familia, que no sufrieron ningún daño personal. Eso sí, el inmueble (una casa de vecinos) quedó muy afectado por culpa de la explosión, que se originó, al parecer, en el baño. La pared de esta última estancia se derrumbó por el impacto y otro muro de la casa quedó dañado.

 

Ante estos hechos, el Juzgado de Arcos abrió ayer mismo una investigación para esclarecer el asunto. En principio, algunas fuentes apuntan como una de las  hipótesis que el mismo hombre herido hubiera provocado, supuestamente,  la deflagración de la bombona por causas que la investigación determinará.  De hecho, la casa quedó tras el suceso precintada por las autoridades por si hubiera evidencias. Al parecer, el joven atravesaba problemas personales, según algunos testimonios. Lo cierto es que este siniestro impactó entre los vecinos de esta calle, que se vieron sorprendidos por la noticia. 

 

Hasta el domicilio se trasladaron efectivos de la Guardia Civil, Policía Local y Bomberos, además de técnicos de la Delegación Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Arcos para socorrer, primero, a la vícitima, y después, evaluar los daños. Una dotación de este último cuerpo se personó hasta la casa para comprobar los daños por la deflagración, que no provocó incendio alguno. Eso sí, como consecuencia de la onda expansiva, agentes del Consorcio Provincial de Bomberos tuvieron que retirar cascotes y elementos con peligro de caída. Las casas colindantes no sufrieron daños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios