Provincia de Cádiz

"En Andalucía esto no es normal y, por ello, tomaremos medidas"

  • La consejera de Igualdad, Micaela Navarro, dice que en el caso de la niña-madre van "con muchísimo cuidado" y que la Junta ha contactado con el Consulado de Rumanía

La consejera para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, Micaela Navarro, afirmó ayer sobre la menor de diez años de origen rumano que fue madre en el hospital de Jerez, que "hay un expediente abierto donde no se descarta nada, y en el que están todas la vías abiertas", y que la situación es "lo suficientemente compleja para que vayamos con mucho cuidado".

En declaraciones a los medios, Navarro, que ante todo ha pedido que se respete la intimidad de la menor y que su imagen no aparezca más en los medios, expresó su deseo de que la madre "no dé detalles enmarcados dentro de la propia normalidad", porque "está muy claro que en España esto no es normal", y explicó que "hay abiertas investigaciones por parte de la Fiscalía y por parte de la Consejería", que está trabajado conjuntamente con el Ayuntamiento de Lebrija.

"No es fácil llegar a una conclusión rápida en una situación tan compleja como ésta cuando lo que tenemos en la mayoría de los casos es el testimonio de la madre y del entorno en el que están viviendo", manifestó la consejera. "Lo que nos cuenta la madre es que están de paso, que habían venido a una boda, y que llevaban escasos meses aquí", pero añadió que "hay otros testimonios que dicen lo contrario". Por ello, "estamos en este momento con una investigación abierta en la que no descartamos absolutamente nada, pero no podemos estar dando información todos los días, porque hay cuestiones que van cambiando", insistió la consejera, quien quiso dejar claro que el objetivo "principal es que el bebé y la menor estén protegidos en todo momento". Además, Micaela Navarro informó que desde el primer momento se pusieron en contacto con el Consulado de Rumanía y "estamos trabajando con ellos".

En cualquier caso, la consejera de Bienestar Social de la Junta confirmó que la menor "no estaba empadronada en Lebrija" y que ni en el Ayuntamiento, ni en ningún servicio de protección de menores, ni en el ámbito educativo "tenían conocimiento de que esta familia existiera". Y, por supuesto, añadió Navarro, "no estaba escolarizada ni había pasado por ningún servicio sanitario, porque, según el testimonio de la madre, el seguimiento del embarazo lo hicieron en Rumania, sobre lo cual hemos pedido documentación pero tampoco nos la aportan".

"La situación es lo suficientemente compleja para que vayamos con mucho cuidado, porque en este caso ese refrán de 'vísteme despacio que llevo prisa' se cumple absolutamente", apuntó la consejera, quien también informó que desde el primer momento "se pusieron a disposición de la menor los servicios y la atención necesarios, que fueron rechazados por parte de la madre, que argumentó que no necesitaba ningún tipo de atención porque esto era normal en su país".

"En España y Andalucía una situación así no es normal, y como no es normal, vamos a tomar las medidas que del expediente informativo se deriven como oportunas y convenientes", concluyó la consejera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios