Agricultura

Alta tensión entre regantes por la gestión en los Llanos de Villamartín

  • Una veintena de comuneros son denunciados por un presunto delito de injurias y calumnias

Una vista de tierras de los Llanos, con cajas para la recogida de melones. Una vista de tierras  de los Llanos, con cajas para la recogida de melones.

Una vista de tierras de los Llanos, con cajas para la recogida de melones. / Ramón Aguilar

Comentarios 0

Las desavenencias entre agricultores en la Comunidad de Regantes de los Llanos de Villamartín han saltado también a los tribunales. Si hace dos años un grupo de comuneros recurría a la vía judicial para que se les entregara los libros contables de la entidad en aras de “conocer la gestión” de la organización, ahora la presidencia de la comunidad ha cursado una denuncia por un presunto delito de injurias y calumnias contra 20 de los casi 300 socios que componen esta agrupación de regantes.

Así, en el acto de conciliación previo a la interposición de una querella criminal, la presidencia de la Comunidad de Regantes solicita a los demandados, según la citación, que se retracten de sus acusaciones ya que “desde hace muchos años calumnian verbalmente y por escrito a todos los miembros de la Junta de Gobierno con pleno conocimiento de su falsedad y con desprecio a la verdad”, poniendo como ejemplo un escrito de estos comuneros, de fecha del 28 de diciembre de 2018, donde se acusa presuntamente al órgano de ocultar de información.

El presidente de los Llanos solicita una indemnización de 1.000 euros por cada uno de los 20 denunciados, ante los daños morales sufridos y los perjuicios causados a su honor, más el pago de las costas. Los demandados dicen que esta denuncia responde a una maniobra “ante nuestras sospechas al no haber una gestión contable ni fiscal correcta”. Añaden que “discrepamos con la gestión y la contabilidad” a tenor de que “no nos facilitan los libros contables, hecho puesto en conocimiento de un juez hace varios años”. Los mismos denunciados recogían en el mencionado escrito del 28 de diciembre, su discrepancia con el resultado de la auditoría de las cuentas de 2016 “por no recoger los datos contables del acta de la Junta de Gobierno del 19 de octubre de 2016”; y apostillan que “está probado fehacientemente que la Junta de Gobierno sigue incumpliendo los estatutos de la Comunidad”, entre otras cosas.

Ante estos hechos, la Comunidad de los Llanos de Villamartín argumenta su decisión de denunciarlos por las “numerosas injurias y calumnias” a lo largo de este tiempo vertidas por estos comuneros. Adelanta que los mismos “lo único que quieren realmente es poder mandar en la Comunidad. Así sólo ponen palos en las ruedas presentando una y otra vez escritos para que no se avance en la transformación de las 3.050 hectáreas de regadío que tiene esta entidad. Lo único que buscan es cansar a la Junta de Gobierno que trabaja sin cobrar por sacar adelante este proyecto, donde la gente está apostando por los regadíos y los nuevos cultivos”. Además, la Comunidad de los Llanos defiende que “las cuentas están a disposición de todos los comuneros, auditadas por fedatarios económicos” y que se está a la espera del informe de la auditoría del ejercicio de 2018.

Y concluye la directiva de los Llanos que los denunciados “en sus escritos dan a entender que hay irregularidades y no es cierto. Se ha auditado todo”. La organización de regantes ve una contradicción que estos comuneros disidentes “quieran que se haga una auditoría a los propios auditores”.

De momento, el acto de conciliación previsto para este jueves se ha suspendido por el Juzgado de Paz de Villamartín por trámites procesales y esta causa tiene visos de acabar en el Juzgado de Arcos. Se trata de un acto de conciliación para que los denunciados se retracten, lo que no quiere decir que termine obligatoriamente en la formalización de una querella criminal. Esto último dependerá del propio presidente del ente.

Los demandados estudian también una denuncia para “reparar nuestro derecho al honor”, afirman. Vuelven a quejarse de las cuotas que han de pagar por los riegos, “excesiva y no asumible por muchos agricultores, que tienen que destinar sus cosechas a ello”, añaden. Además, exigen a la Comunidad que rescinda el contrato que tiene con la suministradora del agua, que culmina en 2020, por los “altos intereses” que, a su juicio, pagan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios