Mundo

Un partido de corte xenófobo engrosará por primera vez el Gobierno noruego

  • La influencia del Partido del Progreso supondrá una línea más dura en acceso a la ciudadanía e inmigración

El Partido del Progreso negocia desde ayer la formación de un Gobierno con el Partido Conservador de la futura primera ministra, Erna Solberg, lo que supondrá el acceso por primera vez al poder de una formación de corte xenófobo en Noruega.

Solberg anunció el lunes que cristianodemócratas y liberales no estarán en el Gobierno, aunque apoyan un acuerdo de mínimos que asegura su estabilidad.

La influencia del Partido del Progreso (Frp) supondrá una línea más dura en inmigración, reagrupación familiar y acceso a la ciudadanía, tomando el ejemplo de Dinamarca, que la líder de aquel partido, Siv Jensen, elogió.

Aunque en Noruega no se califica como xenófobo al Frp, las reacciones en el exterior tras los comicios motivaron a este partido a impulsar una campaña para rechazar ese apelativo. Pero sus esfuerzos quedaron lastrados cuando un peso pesado, el diputado y líder en Oslo Christian Tybring-Gjedde, recuperó una expresión usada años antes por Jensen para denunciar que Noruega sufre una islamización "a hurtadillas" y que la inmigración amenaza su cultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios