Mundo

Las urnas propinan un duro castigo a los liberales británicos

  • El partido liderado por Nick Clegg pagó el enfado de los electores por el duro plan de recortes económicos adoptado por el Gobierno para salir de la crisis económica

Los liberaldemócratas británicos recibieron un duro castigo en las urnas por su alianza gubernamental con los conservadores y también padecieron un severo revés en el referéndum que impulsaron para reformar el sistema electoral.

El socio minoritario de la coalición liderada por David Cameron perdió por el momento 301 representantes en los consejos municipales de Inglaterra, según resultados parciales tras el escrutinio de 110 de los 279 municipios en los que el jueves se celebraban elecciones, entre los que no figuraba Londres.

Los liberaldemócratas perdieron incluso la mayoría relativa de que disponían en Sheffield (norte de Inglaterra), la circunscripción electoral de su líder, el actual viceprimer ministro Nick Clegg.

Clegg, que fue la gran revelación política británica de comienzos de 2010, reconoció que su partido fue el que más caro pagó el malestar de los británicos por el duro plan de ajuste adoptado por el Gobierno para reducir un déficit británico sin precedentes.

"Hemos recibido un duro golpe", admitió el viceprimer ministro a los reporteros apostados ante la puerta de su casa."Tendremos que aprender las lecciones de lo que nos han dicho. Pero tenemos que levantarnos, sacudirnos el polvo y seguir adelante, porque tenemos un trabajo realmente duro por hacer", agregó descartando que estos resultados vayan a tener influencia en su permanencia en la coalición.

En comparación con los liberaldemócratas, los conservadores de David Cameron parecían superar airosos el primer examen electoral desde las elecciones generales celebradas hace hoy exactamente un año, en el que ganaban 45 escaños y dos municipios.

El más reforzado era el opositor Partido Laborista, con 339 escaños y 12 consejos municipales suplementarios, menos sin embargo de lo que auguraban los principales sondeos.

Según proyecciones de la BBC, los laboristas obtendrían el 37% de los votos, contra 35% para los conservadores y sólo 15% para los liberaldemócratas, su peor resultado en una municipales desde la fundación del partido a finales de los años 80.

Clegg debería sufrir otro duro revés en el referéndum para decidir si se cambia el sistema electoral uninominal mayoritario vigente por el llamado voto alternativo", cuya organización fue una de las pocas concesiones que arrancó Clegg en su pacto con los conservadores. Las encuestas pronosticaban un cómodo triunfo del no por al menos 20 puntos, así como una escasa participación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios