Mundo

El titular rumano de Justicia delega sus funciones en medio de protestas

  • El ministro de Comercio dimite en rechazo al decreto que despenaliza casos de corrupción

El ministro de Justicia rumano, Florin Iordache, dejó ayer temporalmente sus funciones en manos del secretario de Estado, en medio de las multitudinarias protestas populares contra el decreto aprobado por el Gobierno socialdemócrata que despenaliza ciertos casos de corrupción. "El motivo de traspasar las atribuciones se debe a la actividad intensa del ministro para aprobar el presupuesto de 2017, que se discutirá en el Parlamento en los próximos días, (y) para no bloquear su actividad corriente", explicó una portavoz.

Con todo, el ministro dijo que no dimitirá y que este traspaso de poderes es sólo para quedar liberado de la actividad "corriente".

El ministro de Comercio, Florin Jianu, anunció ayer su dimisión al entender que la aprobación del decreto fue un error, y Mihai Chirica, uno de los vicepresidentes del Partido Socialdemócrata, pidió la dimisión de Iordache. "Propongo que se derogue urgentemente el decreto y se presente un proyecto de ley al Parlamento para haya un debate público", señaló Chirica, y calificó al titular de Justicia como "único responsable" de la crisis.

Unas 300.000 personas se manifestaron el miércoles en las principales ciudades para protestar contra el Gobierno por aprobar el martes, por la vía de urgencia, un decreto que despenaliza los casos de corrupción si causan pérdidas al Estado menores a 44.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios